ECONOMÍA

Motores de crecimiento y desarrollo: Luis Alberto Morán A.

En la esencia del debate de los países en desarrollo, que buscan mejores niveles de vida para sus ciudadanos y las futuras generaciones, se encuentran los motores de crecimiento de las economías, entre los que tenemos los recursos humanos y naturales, el capital y el cambio o innovación tecnológica. Todos son importantes en la ecuación de desarrollo y compromiso esencial de los tomadores de decisiones, quienes deben pensar, de manera integral, en cada uno de ellos y sus efectos en el individuo y la sociedad; en donde más que una tarea es un compromiso la búsqueda del mejoramiento continuo de las condiciones de vida de los ciudadanos.

La situación particular que atraviesan las economías desarrolladas e industrializadas es muestra de esto. Cuando gobernantes, sector privado y sociedad civil encuentran que los recursos son limitados pero las necesidades ilimitadas, el buen uso de recursos garantiza progreso y riqueza de manera sostenible; un ejemplo para nuestros países que crecen y buscan la receta del desarrollo.

A través de este tema podemos ejemplificar el caso de las economías de Gran Bretaña y Japón para evidenciar sus motores de crecimiento. La primera logró convertirse en líder económico mundial en el siglo XIX, al ser pionera de la revolución industrial, con la invención de la máquina de vapor, ferrocarriles y mediante el impulso al libre comercio. La segunda logró su impulso imitando las tecnologías extranjeras, pero sobre todo protegiendo a sus industrias domésticas.

Estos países, entre otras naciones desarrolladas, cuidan sus ventajas competitivas, recordando que los recursos son esenciales y cada uno guarda parte importante para el avance, tanto de la competitividad como del desarrollo.

Todo desarrollo puede retroceder si no se cuenta con las personas capacitadas para lograrlo, por lo que más importante y primordial, antes de invertir, es focalizar políticas públicas que promuevan la calidad educativa. Lo anterior nos lleva a pensar, con igual importancia, en nuestros recursos naturales, que son factor de estabilidad económica y social. Todo país que ama su campo, su tierra, su agua y sus recursos minerales logra ascensos notables en su nivel de desarrollo. Algunos países de alto ingreso, como Canadá y Noruega, han crecido fundamentalmente a partir de sus abundantes recursos.

Pero la posesión de recursos minerales no es necesaria para el éxito económico, así lo demuestra Hong Kong, con una fracción mínima de la tierras y recursos naturales en 1.102 km2, menor a la que posee Nigeria con 923.768 km2, la potencia asiática tienen un PIB mayor.

Todo esto nos lleva a la conclusión de que no existe una receta única para crecer como país, pero la gente debe estar contenta sintiendo que hay oportunidades para expandir el crecimiento y alcanzar el desarrollo. Con profesionales dedicados y el uso eficiente de los recursos en Latinoamérica, pronto observaremos el progreso para todos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código