CREENCIAS

Muerte, moral y metafísica: Ruling Barragán Yáñez

Supongamos algo que muchos dan por sentado: no existe ninguna forma de vida más allá de la muerte. Cuando un ser humano muere, nada queda de su persona, más allá de nuestra memoria. Se trate de un recién nacido o un anciano, al morir todo termina. Ya no hay otra posibilidad de vivir. Sin embargo, ¿son las cosas realmente así?

Desde hace miles de años, las religiones han respondido al problema de la muerte. La diversidad de sus respuestas, no obstante, ocasionan serias dudas sobre sus aseveraciones. La mayoría afirma alguna clase de reencarnación (hay muchas versiones) y la minoría nos habla de una resurrección. Aparte, la evidencia en uno u otro caso es enteramente testimonial o anecdótica, lo cual dificulta más las cosas. Por otro lado, la posibilidad de que las religiones se pongan de acuerdo sobre el asunto es prácticamente nula. Antes pasamos a mil y un camellos por el ojo de la proverbial aguja.

El único acuerdo que existe entre las religiones sobre este tema es demasiado simple o general. La vida humana no termina aquí, en este mundo material que percibimos aquí y ahora. Su respuesta se contrapone a la que brinda la ciencia moderna, así como las modernas filosofías ateas y materialistas.

Sin embargo, hay algo más en la respuesta que dan las religiones, algo que resulta de trascendental importancia. Solo un “más allá” (asumiendo que exista) garantizaría que la existencia humana tenga un sentido plenamente racional y moral. Esta idea no es nueva, pero creo que vale la pena replantearla.

Es un hecho innegable que el mundo está plagado de sufrimientos e injusticias que no pueden ser explicadas o justificadas totalmente. No es verdad que “el mal siempre se paga aquí”, al decir de muchos. La evidencia al contrario es abrumadora. En este mundo, gran parte de las injusticias queda impune y el sufrimiento inmerecido apenas es compensado. Si nos limitamos a este mundo, jamás encontraremos sentido a la inmensa cantidad de esos males y sufrimientos que ha padecido la humanidad (y los animales también) desde que apareció el primer ser vivo y consciente sobre la Tierra.

La razón humana, al ponderar moralmente este hecho, se ve obligada a rechazarlo como un absurdo. Se trataría de un universo irracional, en donde se busca realizar plenamente la justicia, el bien y la felicidad, pero no se puede. Así, la razón nos compele a considerar la existencia de un “más allá” u “otro mundo” donde se puedan realizar tales valores de modo pleno. Solo de esta manera, los asesinatos en serie y los crímenes de lesa humanidad, por ejemplo, encontrarían su justo castigo. Asimismo, personas de extraordinaria bondad, o que han sufrido terribles males sin merecerlo, hallarían su justa compensación. Únicamente tal mundo satisfaría las exigencias éticas de la razón humana.

Así pues, cuando se delibera sobre el sentido de la existencia desde un punto de vista moral, nos vemos compelidos a admitir esta posibilidad. Para ello, no se requiere estrictamente de la fe, ni la creencia en alguna religión en específico. La mera razón, en cuanto reflexiona moralmente sobre la muerte y su relación con el mal, el sufrimiento y la injusticia, nos conduce a esta consideración.

Por todo lo anterior, las religiones, por más supersticiones que contuviesen, o más corrupción que exhibieran sus fieles, poseen un gramo de verdad sobre este punto. Aunque se hallen dificultades en aceptar sus creencias, no se deberían rechazar las verdades morales que contienen, toda vez que pueden ser validadas por la razón.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código