PLANIFICACIÓN

Necesidades en la agenda política: Luz Loría A.

Espero no ser la única que se sienta bombardeada con el discurso político de que los cambios que experimenta el país a raíz del crecimiento económico que atravesamos son buenos para nosotros. Sin embargo, las necesidades de la sociedad panameña parecen ser tema de tercera categoría en la agenda política, ¿de qué nos sirve una autopista si el acceso a una alimentación sana se nos limita cada vez que la canasta básica aumenta de costo?

Y cuando hablo de necesidades, me refiero a aquellas que Antonio Elizalde, Manfred Max-Neef y Martín Hopenhayn esclarecen en su enfoque de Desarrollo a Escala Humana, publicado en 1986. Ellos plantean la existencia de nueve necesidades fundamentales para el hombre: subsistencia, protección, afecto, entendimiento, creación, participación, ocio, identidad y libertad. Estas son iguales para todas las sociedades, lo que cambia es la forma en que se satisfacen.

Panamá no escapa de ser construida sobre las bases de una sociedad de consumo obsesionada con satisfacer las necesidades de manera material. Nuestros gobernantes mantienen como discurso la importancia de la inversión en el desarrollo económico para librarnos de la pobreza e incluirnos en el grupo de países “mal llamados” desarrollados.

En este momento que vivimos el furor de las campañas electorales y la elección de un líder que lleve las riendas del país resulta fundamental que cada panameño sea reflexivo sobre lo que verdaderamente es importante para nuestra población. Ya es hora de que los candidatos presidenciales planteen propuestas basadas en cómo satisfacer las necesidades fundamentales antes mencionadas y dejen a un lado la política de desarrollo que imita aquellos modelos que hasta la fecha no han resuelto el problema de la desigualdad social.

¿Cómo se lleva la satisfacción de esas necesidades al nivel político? Por ejemplo, la subsistencia requiere alimentación y abrigo, para esto se debe plantear una política de seguridad alimentaria que levante al sector agropecuario del abismo en que se encuentra, hacerlo competitivo y dejar de depender de importaciones, así como una política de vivienda para comunidades de extrema pobreza, que incluyan componentes de sostenibilidad, como la creación de complejos habitacionales con paneles solares u otra vía de energía alterna. La protección incluye la salud, donde los programas preventivos deben encabezar el sistema de una manera multidisciplinaria. El ocio es la forma como nos entretenemos, por eso, los espacios culturales (música, teatro, pintura, lectura, deportes) deben ser inculcados, promocionados y apoyados en cada rincón del país, sin que pertenezcan a una élite.

Otro ejemplo es el entendimiento que se refiere a la educación y a la investigación. La reestructuración debe partir desde las facultades de educación y las escuelas normales. Ya es hora de crear una universidad pedagógica con altos requisitos de admisión. Quienes eduquen a nuestra juventud deben tener las mentes más brillantes. Los especialistas en educación deben planificar y administrar los currículos de nuestras instituciones educativas.

Por otro lado, las universidades tienen que despertar e incluir en sus presupuestos la investigación. Estas casas de estudio no deben centrarse solo en la formación de profesionales capaces de integrarse al mundo laboral, ellos también deben ser agentes de cambio que creen alternativas e iniciativas. Deben convertirse en verdaderos centros del conocimiento, uno que no sea estático, sino dinámico, y esto se logra con la investigación.

Podría seguir enumerando las diversas maneras de satisfacer las necesidades fundamentales de nuestra población. Ahora el poder del cambio está en manos de los panameños con la labor de elegir, en 2014, a los responsables de generar las políticas públicas. Sin embargo, más allá de mirar los perfiles de cada candidato, debemos compartir información –como la que aquí he facilitado– a modo de herramienta de educación y generación de cambio.

Aquellos núcleos de la sociedad con facilidad para iniciar un movimiento social que abra espacios a la participación y se conviertan en agentes clave, deben vigilar de cerca los discursos de los candidatos y enfrentarse a ellos para exigirles lo que Panamá quiere, que sus necesidades sean incluidas en las agendas políticas y así se genere la calidad de vida que merecemos.

Una redefinición de nuestro desarrollo se logra a través de la planificación de las políticas basadas en el concepto de necesidades fundamentales.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código