ELECCIONES

¿Negociar la rectoría?: Jorge Luis Macías Fonseca

El esfuerzo por entender lo que ha de ocurrir en las elecciones para la rectoría de la Universidad de Panamá (UP) conduce primero a comprender lo que son las fuerzas electorales que han de disputarla.

El oficialismo contiene una apreciable fuerza en los estamentos docente y administrativos –de alguna manera heredada– que le da una cuota electoral importante. Sin embargo, a pesar de ello, habrá de continuar en la brega para alcanzar el peso suficiente y tratar de lograr el éxito. La oposición, con una pujanza ascendente, se muestra cada vez más coherente y fuerte.

Por otro lado, los candidatos intermedios, con pocas posibilidades de triunfo, por la misma conformación de las fuerzas contendientes, pudieran terminar en alianzas con cualquiera de los polos para tener existencia y no terminar sin nada. Todo hace indicar que ese puede ser el camino y la razón de su presencia en el escenario electoral universitario. Aquella tesis de que nadie llega solo al poder, sino con alianzas, ha sido consumida en nuestras democracias y practicada. Si ello es así, no habrá nada distinto en la institución universitaria y sí mucho de reproducción de la política externa experta en matraqueo político.

La UP debe estar más allá de cualquier juego y rejuego político. Los candidatos deben ofertar propuestas para situar la institución en el plano del verdadero conocimiento científico y de aportación seria al desarrollo. Cada torneo para la rectoría debe ser una experiencia extraordinaria en la vida institucional y de ninguna manera concebirse como los momentos para hacerse del poder universitario y nada más.

Las mentes más claras y preparadas, con vocación de servicio y de compromiso con el país son referentes importantes para el más sensible, digno y noble puesto de rector de la primera y más grande universidad del país. El ejemplo de lo que es un torneo electoral serio y además un ejercicio democrático amplio, ha de ser el modelo que debe copiar el país.

La UP no necesita de políticos profesionales. Sí requiere de profesionales académicos e intelectuales. No se requiere un rector que esté“bien” con el poder político, pero sí de un poder político que coadyuve con la UP. No se necesita un rector que esté“bien” con el presidente y el poder de turno, pero sí que ese poder esté al servicio del saber, pilar fundamental del desarrollo humano y del país.

De manera que el próximo evento electoral, que reitero es el más importante que se realiza en el país después de elegir al presidente de la República, pone en juego el futuro de la UP y debe mirarse con toda la seriedad.

No queda espacio para ofertas electorales artificiales cuyo paradero terminaría en la cobija de los polos electorales buscando introducirse para estar en la estructura de poder. Si, por el contrario, en el caminar puede demostrarse que el interés de los candidatos intermedios está en una universidad fortalecida y con perspectivas para la sociedad, nos equivocamos en nuestra apreciación. Por el momento dudo que sea así.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código