DUEÑOS DEL TRANSPORTE PÚBLICO

´Nicolás, ya comiste y ya te vas´: Carlos Eduardo Galán Ponce

El título de este escrito es uno de esos tantos “dichos” sabios de nuestros abuelos. Este lo utilizaban cuando alguien llegaba a su casa y, luego de haber logrado sus propósitos, se iba tranquilamente, dado que su presencia ya no tenía ningún objeto. Al caos en que han sumido el transporte público de la ciudad capital, nuestros ancestros, de seguro, le hubieran aplicado este “dicho”, pues habiendo el personaje cobrado los pasajes, por adelantado, y luego de que la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) eliminara, por la fuerza, cualquier otra opción a los usuarios, ya todo “estaba hecho”.

En este rejuego pareciera que hay dos equipos. Por un lado están los usuarios a los que las únicas jugadas que le quedan no las quiero ni mencionar. Y por el otro, poderosas compañías extranjeras, cuyo único propósito es el lucro, con el Gobierno alineado a su favor.

¿Y tan tenebrosos serán los términos de estos contratos, que el brazo parlamentario del Ejecutivo se niega a que citen al director de la ATTT para que salgan a la luz pública? Aunque algunos ya saltan a la vista, solo la presión popular, como siempre, los hará confesarlos.

Primero, las tarjetas. Una empresa chilena cobra $2.00 por un plástico sin valor, igual a los que otros comercios regalan para promocionarse. Luego, hay que pagarle equis suma de dinero por adelantado, por un futuro e hipotético servicio público, con el que no han sabido cumplir. Y todas estas cargas y recargas se hacen en sitios escogidos a su conveniencia, en donde lo único que nunca falla son las largas filas.

Qué diferente sería si estos contratos se hubiesen pactado, como funciona en otros países, en donde priva el orden y el respeto hacia los ciudadanos. Tendrían, entonces, estos “empresarios” que salir a la calle, como decimos aquí, “a buscar el cuara”. En vez de sentarse en una ventanilla a recoger y depositar overnight lo que aún no se han ganado.

En Vancouver, Canadá, por ejemplo, para utilizar un autobús urbano, usted puede pagar en efectivo el valor de cada pasaje, con el monto exacto. O puede optar por comprar una tarjeta, sin costo alguno, pagando solo el crédito utilizable para su transporte. En este caso, usted deberá comprar el equivalente a 10 pasajes, pero con casi el 25% de descuento sobre el valor del pasaje en efectivo.

Ha de ser que en países como ese trabajan funcionarios serios e inteligentes, que han llegado a la conclusión de que hay más sitios que se manejan con monedas (que además tienen muchos usos) y menos para poder comprar o recargar una tarjeta que solo sirve para subirse a un autobús. Y, además, su concepto de la rectitud no les permite obligar a sus ciudadanos a pagar por adelantado por un servicio público.

Y espérate, que ya están al acecho las distribuidoras eléctricas con el mismo plan para “precobrarte” la luz. A ver si te dan ese 25% de descuento.

Los enormes buses de la empresa colombiana no caben en las calles de esta ciudad; se instalarán paradas en las que no habrá aceras para llegar hasta ellas y cada nueva construcción se encargará de que nunca las haya.

Todo esto parece salido de una película de miedo, de mentes fuera de foco y por hacer las cosas apresuradas para decir que “yo fui” y me deben dejar seguir haciendo más genialidades como esta. ¡Y lo que cuesta! Pareciera que mientras más abundante el dinero, mejor. Es como el tamaño del bus.

Me tocó ver la transformación del sistema de transporte en Bogotá y en México DF, hace muchos años. En ambos casos, a pesar de que sus calles ya eran bastante más anchas que las de nuestra capital, optaron por las llamadas “busetas”, vehículos de tamaño medio, que circulan con mayor facilidad.

Ahora escuché decir al ministro Roberto Henríquez, en una entrevista, que el contrato –ese que esconden con la Asamblea– establece traer buses más pequeños. ¡Acaban de enterarse de lo angosto de nuestras calles y de que hay buses de varios tamaños! Aladino es un detalle al lado de estos genios.

¿Y sabes por qué a todos los que vivimos en el interior del país nos debe preocupar este desorden en la ciudad capital? Porque el subsidio que le darán para que medio que funcione, es aún mayor que el que los usuarios capitalinos pagarán por el servicio, y proviene de los impuestos de los contribuyentes de todo el país.

Igual será con el Metro, y así sucede con la recolección de la basura. También, de esta forma secuestran nuestros ríos para el derroche y su boato.

¡Nos tienen de “congos”!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PRD PIDE INVESTIGACIÓN Varela dice que es víctima de un ataque político

El mandatario planteó que a veces le gustaría ser candidato o un ciudadano más para poder defender su verdad y su historia de vida pública.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código