DIFERENCIAS

Entre Obama y Romney: Betty Brannan Jaén

WASHINGTON, D.C. –Siendo corresponsal en Estados Unidos, ya no puedo seguir posponiendo el comentarles un pequeño acontecimiento acá que involucrará directamente a 240 millones de personas. Me refiero, claro, a la elección presidencial a efectuarse el próximo 6 de noviembre. El miércoles, 3 de octubre, se celebrará el primer debate entre el presidente Barack Obama (demócrata) y Mitt Romney (republicano); con eso entraremos a la recta final de la campaña.

Tengo una posición muy clara. No solamente quiero que gane Obama, sino que la posibilidad de que Romney triunfe me llena de terror. Cuando escribo cosas así, siempre hay quienes me atacan por ser “poco objetiva”, como si la tarea de una columnista de opinión no fuera, precisamente, opinar. En medios estadounidenses, columnistas como Frank Bruni, Paul Krugman y Gail Collins (todos de The New York Times) defienden a Obama a capa y a espada mientras que Romney también tiene sus columnistas defensores –por ejemplo, George Will y Charles Krauthammer de The Washington Post. Nadie acá considera que eso es criticable. Lo que sí es criticable es que una columnista encubra sus lazos con un candidato, por aquí debo informar que he donado dinero a la campaña de Obama y que mi hija menor (Susana) trabaja para su campaña, aunque ni ella ni yo tenemos lazos personales o de otra índole con Obama o sus allegados.

Pasando a los argumentos de fondo, lo que me asusta de los republicanos es su agenda social, que a mis ojos está contaminada de intolerancia, racismo, religiosidad, elitismo, belicosidad y arrogancia. En esta campaña, he visto que Romney y sus allegados tratan de desviar toda pregunta sobre su agenda social con la respuesta de que “esta elección no es sobre temas sociales, es sobre la economía”. Con eso quieren tapar el hecho de que elegir a Romney por sus supuestas habilidades en manejar el tema económico traería, también, unas políticas sociales retrógradas que afectarían la vida intima de todo estadounidense por varias décadas, ya que un solo nombramiento de Romney a la Corte Suprema podrá tener consecuencias que demorarían 30 años en deshacerse.

Además, rechazo la tesis de que los republicanos saben manejar la economía mejor que los demócratas. Romney osa acusar a Obama de “culpar a otros” por la crisis económica en Estados Unidos como si no fuera un hecho irrefutable que el presidente Bill Clinton le entregó a Bush un país próspero y con un presupuesto que Clinton había logrado balancear cuando sus antecesores republicanos –Reagan y Bush padre– no pudieron hacerlo. Pero Bush, con imbecilidad despampanante, adoptó la posición de que “los déficits no importan”, hundió el país en un guerra catastróficamente innecesaria y costosa, y promovió un leseferismo regulatorio que directamente causó la crisis en Wall Street, que ahora agobia al país entero. Negar ahora que Obama heredó una situación gravísima que fue culpa de los republicanos es hipocresía intolerable; volver a ponerlos al mando de la situación económica será suicidio. Sería, como dijo Samuel Johnson sobre las segundas nupcias, un triunfo de la esperanza sobre la experiencia (“A second marriage is the triumph of hope over experience”).

Ahora bien, es cierto que Obama me ha desilusionado sobre varios temas, pero su pecado –a mi criterio– no es haber sido demasiado liberal, sino haber sido insuficientemente liberal. Aun comprendiendo las realidades políticas de su situación, pensé que él comenzaba su presidencia con un centrismo excesivo cuando yo quería que jalara más hacia la izquierda.

Pero ya le he perdonado esa falla. Por un lado, Obama rectificó su postura sobre algunos temas (por ejemplo, matrimonio gay); y por el otro, sería totalmente ilógico, a estas alturas, abandonar un liberal imperfecto para irme con un conservador cavernícola. Mejor me quedo con el liberal imperfecto, y con esta consigna: “¡Obámanos!”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código