En directo: Café con La Prensa: El desafío comercial de Colón Ver más

SEGUNDO PERIODO

Un Obama más liberal: Betty Brannan Jaén

WASHINGTON, D.C . –Hace cuatro años, la primera juramentación del presidente Barack Obama fue un momento irrepetiblemente emocionante y esperanzador, y él aceptó el cargo con una elocuencia a la altura del momento. Pronto quedó evidenciado, sin embargo, que esa emoción y elocuencia servirían de poco al afrontar los problemas enormes que Obama había heredado del Gobierno anterior, como también fue evidente que las expectativas que el mundo tenía de Obama eran completamente irreales e incumplibles. Los de derecha se dedicaron a hacerle una guerra incesante y los de izquierda –me incluyo– se pronunciaron desilusionados con su gestión.

Pese a todo eso, Obama logró reelegirse, esto lo coloca en un círculo bastante selecto de presidentes estadounidenses. Como explica Nate Silver en The New York Times, solo 19 presidentes estadounidenses han podido reelegirse y el haber sido reelecto es precondición indispensable para que la historia juzgue elogiosamente a un mandatario norteamericano. En el ranking de los mejores presidentes estadounidenses, Abraham Lincoln (reelecto en medio de la Guerra Civil) está en primer lugar. Le sigue Franklin D. Roosevelt (reelegido tres veces) y George Washington (quien sirvió dos periodos como el primer Presidente) está en tercer lugar. (Entre paréntesis, quizás les interese saber que George W. Bush tiene ranking de 38 entre los 44 presidentes estadounidenses; demasiado alto, a mi juicio).

En otras palabras, el segundo periodo en la Casa Blanca es esencial para que un presidente estadounidense pueda consolidar su gestión y su lugar en la historia. Mucho se habla en Estados Unidos de que un Presidente en su segundo periodo es un “pato cojo” (en inglés, lame duck) –lo que implica que tiene poderes muy reducidos– pero yo siempre he pensado lo contrario. En el primer periodo –opino– un Presidente estadounidense está en la situación de la cucarachita Mandinga, preguntándose cómo debe gastar su capital político de la manera más prudente, para que le quede suficiente para la reelección.

En el segundo periodo, por contraste, la reelección libera a los presidentes; ya pueden gastarse todo su capital político en los temas que más le parezcan prioritarios –sea como cosa de política contemporánea o de legado histórico– sin preocuparse excesivamente de si sus decisiones son impopulares a plazo inmediato. El segundo periodo permite una gestión presidencial de mayor altura y de más visión larga.

Creo que Obama lo ha comprendido así. Su discurso inaugural del lunes me pareció menos elocuente que el primero, pero también, felizmente, mucho más firme en defensa de los valores que para mí son la esencia del liberalismo. Defendió el matrimonio gay, y de paso fue el primer Presidente en la historia que uso la palabra gay en un discurso inaugural. Defendió una política más humanitaria para los inmigrantes. Defendió el deber político de asegurar igualdad y equidad para todos los estadounidenses, lo que incluyó al defender programas de seguro social y asistencia social. “La libertad no es solamente para los afortunados”, dijo Obama. Prometió fortalecer el combate contra el cambio climático. Defendió que las mujeres tengan igualdad de salario en sus puestos de trabajo. Hizo referencia a la necesidad de regular más estrictamente el acceso a las armas de fuego.

En el plano internacional, Obama prometió defender la democracia y ser “ancla” de sus alianzas internacionales. Pero dudo que su política hacia Panamá cambie mucho, por más que su nuevo secretario de Estado –John Kerry– tenga una trayectoria como defensor de la democracia en Panamá. Ojalá me equivoque, porque es muy importante que Washington apoye vigorosamente la lucha por preservar nuestras libertades ciudadanas y fortalecer la institucionalidad democrática.

Por lo demás, Obama describió una agenda muy liberal para su segundo periodo, cosa que ha enfurecido a los republicanos, pero que ha dado aliento a los demócratas (como yo) que estuvimos desilusionados con él a finales de la primera vuelta. Por ello, retomo mis esperanzas y mis expectativas.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

PANAMÁ Y SU GENTE El mercado de las carretillas

El Mercado de Abastos está ubicado en la vía Omar Torrijos, en el corregimiento de Ancón, justo al lado de la sede del Tribunal Electoral. Gabriel Rodríguez
Luis García /Álvaro Reyes - LP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código