EL MALCONTENTO

Odebrecht en Barro Blanco: Paco Gómez Nadal

Odebrecht en Barro Blanco: Paco Gómez Nadal Odebrecht en Barro Blanco: Paco Gómez Nadal
Odebrecht en Barro Blanco: Paco Gómez Nadal

Silencio. Eso contiene la cuenta de Twitter del expresidente Martín Torrijos desde el día en que detuvieron a Marcelo Odebrecht, presidente de la empresa del mismo apellido. Uno diría que Torrijos debería pronunciarse sobre el asunto, ya que fue el que le abrió la puerta de las arcas y del poder en Panamá a la multinacional brasileña a pesar de las múltiples denuncias que ya pesaban sobre ella en buena parte del continente. Imagino que todo fue cosa de “buena voluntad”, que creyó fielmente en su compadre Lula Da Silva, con quien todavía posaba hace menos de un año y al que alababa por su gran aporte a la “identidad” latinoamericana. No nombraba Torrijos el gran aporte de Lula a las empresas del imperio brasileño, tampoco parece recordar ahora aquella visita de Lula en agosto de 2007, cuando la nota de prensa oficial echaba una cortina de humo con biocombustible (ese que nunca avanzó en el país) para tapar el viaje de “diplomacia empresarial” de Lula para celebrar los pinitos de Odebrecht en la cinta costera.

Paradojas de Twitter… la cuenta del expresidente se quedó congelada justo cuando comentaba la última encíclica de Francisco con menos de 140 caracteres que recordaban, en palabras de Torrijos, que: “El Papa acusa a empresas y Gobiernos del cambio climático y la pobreza”.

Tome nota, señor Varela, usted que es tan religioso, usted que como buen católico debe considerar las encíclicas papales como la brújula que inspire a su administración. Si se la lee con detalle, dejará de jugar con el pueblo ngäbe, que lleva casi dos décadas luchando contra un megaproyecto como el de Barro Blanco, que alterará el ya débil equilibrio ecológico del río Tabasará y que provocará más pobreza y desplazamientos forzados en una zona de especial importancia para el mayor pueblo originario que habita dentro de las fronteras de Panamá.

La otra opción, la que eligió Martín Torrijos en su momento y la que multiplicó en varias ocasiones el fugado Martinelli, es la de pedirle en confianza, la que se ha construido en estos años, a Odebrecht que termine de una vez esa represa y que inunde rápido esas tierras con lo que contienen, que tampoco es tan importante para el resto de los ciudadanos del país. Saldrá caro, eso sí. Además de lo que se haya negociado, o se esté negociando, con Genisa, habrá que saber recompensar a los brasileños por tan delicado encargo (nótese mi tono irónico).

Tome nota, señor Varela… los tan alabados inversores extranjeros, esos a los que regalamos seguridad jurídica, prebendas fiscales y cocteles varios, no siempre son trigo limpio. Tampoco muchos de los nacionales. Una actitud política seria habría consistido, al entrar al gobierno, en encargar auditorías detalladas de todas las concesiones y megacontratos en ejecución en Panamá.

Para nadie es un secreto que la denominada Cadena de Frío, las carreteras, los aeropuertos fantasma, algunas de las represas o los proyectos agropecuarios con tufo a H&H han sido un coladero para el despojo de millones de dólares de los presupuestos públicos y para el acoso a comunidades y campesinos que trataban de defender el territorio nacional. Nunca es tarde para hacerlo. Es cierto, los gremios de empresarios (sus amigos) y muchos de los manzanillos de las élites que tienen un micrófono o un poquito de poder, se le echarán encima: que si ahuyenta la inversión, que si es un ñángara, que si está frenando el espectacular crecimiento económico (ese del que se lucra el 1% del país), que si está cediendo a las presiones de unos cuantos quejosos…

Tranquilo. Le diré lo que estaría haciendo en verdad: escuchar a la población a la que gobierna, ser sensible a las demandas de las comunidades, respetar los territorios y garantizar su pervivencia, ser honesto, ser un patriota, marcar un antes y un después en la política panameña.

Sé que grito en el desierto, pero me apoyo con muletas en la encíclica papal, a ver si así logro influir en su rumbo político. Lea con atención. Esto con lo que termino lo escribe un Francisco, pero no soy yo, sino alguien bastante más mesurado, formado e influyente: “El sometimiento de la política ante la tecnología y las finanzas se muestra en el fracaso de las cumbres mundiales sobre medio ambiente. Hay demasiados intereses particulares. Y muy fácilmente el interés económico llega a prevalecer sobre el bien común y a manipular la información para no ver afectados sus proyectos”. ¿Lo copia? Ni más Odebrecht (le recuerdo que en teoría va a construir la línea 2 del Metro en asocio con la española FCC), ni más Barros Blancos. Que lo que se invierta responda a un plan estratégico de país diseñado para dejar un legado digno a las futuras generaciones y para defender a las actuales (que a Marcelo ya lo defienden costosos abogados).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código