BURLA ELECTORAL

Oponerse a los políticos chaqueteros: Ana Paula Figueroa González

Un síntoma inequívoco del clima de corrupción que vivimos todos los panameños es la colosal crisis ocasionada por la práctica de la política chaquetera o travestismo político, consistente en el cambio de partido, por conveniencia personal y servilismo.

La política chaquetera brinda la posibilidad de generalizar aún más la corrupción y, por consiguiente, dicho comportamiento no puede dejar de calificarse como una “grave corrupción política”, según la opinión de tratadistas como Josep Reniu Vilamala, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Barcelona.

La figura del travestismo político debe tener el mayor rechazo ante los votantes, porque es una burla a las decisiones tomadas en las urnas electorales, degenerando de esta forma el sistema democrático. Los chaqueteros se benefician de los partidos políticos que los postularon a los cargos de elección popular, porque estos partidos los dotan de medios humanos y materiales, infraestructura organizativa y de los recursos que les permiten y les aseguran la elección.

Cuando los chaqueteros incurren en estos cambios de tolda política cometen el más claro fraude, estafa, engaño y traición ante los partidos y, lo más grave, ante nosotros, los electores, quienes no tenemos posibilidad alguna de reclamar por el engaño sufrido tras haber votado por una fraudulenta propuesta.

Los travestis políticos carecen de ética, no son confiables, violan la fidelidad debida a los electores que los han votado, y al partido que los ha postulado; utilizan el poder conferido por dicha designación en beneficio propio, aprovechando los vientos del mercado político en la búsqueda de mayor pago por su movida.

Toda democracia obliga a aplicar un código de normas y comportamientos que deben respetarse, acorde con el dictamen de las urnas, y esto debe ser así hasta el siguiente escrutinio. Por lo tanto, los panameños debemos trabajar para que se difunda la ética en la política –a través de la educación– que lleve a que los ciudadanos seamos lo suficientemente críticos como para impedir con nuestros votos estos inmorales comportamientos. Debemos solicitarle a los partidos que eduquen a su membresía en principios doctrinarios y/o ideológicos; consecuentemente, se debe permitir que sean los propios partidos (que según la Constitución Política de la República de Panamá representan el pluralismo político) los impongan rígidas acciones disciplinarias, amparadas por las autoridades electorales, para sancionar a estos estafadores y traidores políticos.

Finalmente, como ciudadanos conscientes, en las próximas elecciones tenemos que aleccionar a estos “fraudulentos representantes del pueblo”, negándoles el voto de reelección y condenarlos al ostracismo político existencial.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código