INCLUSIÓN

Oportunidades para los ‘ninis’: Oreste Del Río Sandoval

En un reciente informe publicado por el Banco Mundial, se alerta sobre el crecimiento de uno de los principales problemas que enfrenta América Latina. Se trata de la situación de millones de jóvenes que no estudian ni trabajan. Estos jóvenes, conocidos popularmente como “ninis”, constituyen un desafío en las agendas de desarrollo y equidad, no solo de la región, sino del mundo entero.

Su crecimiento en los últimos 20 años representa un reto crítico en materia de empleo, lo que repercute en fenómenos relacionados, como la seguridad pública, las migraciones, el consumo de drogas y la violencia doméstica, entre otros asuntos.

El informe señala que alrededor del mundo hay cerca de 260 millones de jóvenes, de entre 15 y 24 años, a los que les cabe la denominación de “nini”, siendo el Medio Oriente y el norte de África las regiones en donde representan el mayor porcentaje. Allá, uno de cada tres jóvenes no estudia ni trabaja, mientras que en países desarrollados esa tasa disminuye a uno de cada 10.

En Latinoamerica se estima que hay unos 20 millones de “ninis”, lo que implica que uno de cada cinco jóvenes está tanto fuera del mercado laboral como del sistema educativo. Ello a pesar de las altas tasas de crecimiento alcanzadas por los países latinoamericanos en la pasada década, lo que demuestra que este fenómeno no siempre –particularmente en esta región– está vinculado a la reproducción del ciclo de pobreza. En nuestra región es más estrecha la relación entre estar excluido del sistema educativo y del mercado laboral, y pertenecer a un hogar que se ubica por debajo de la línea de pobreza. Casi el 70% de esos jóvenes proviene de estratos bajos, lo que genera una espiral de reproducción y perpetuación de esa condición, que trae asociada otra serie de desventajas a nivel socioeconómico.

El desafío se plantea, entonces, en generar oportunidades para esos jóvenes, quienes más que “ninis” debieran ser catalogados como “sin oportunidades”, pues una vez que desertan del sistema educativo o son expulsados del mercado laboral, se les cierran todas las puertas para mejorar su situación. Nuestros países deben estar atentos a este problema e idear políticas para la inclusión laboral de jóvenes, con programas de incentivos fiscales a las empresas que incorporen individuos clasificados en esa infame categoría, o bien, favorecer la posibilidad de la reinserción escolar por medio de becas o programas de apoyo a los que decidan reincorporarse al sistema. Este tipo de acciones tendrá como principales efectos la generación de mayores niveles de inclusión e integración social. Con ello se podrían disminuir las altas tasas de delincuencia, violencia y demás problemas sociales derivados de la frustración de no poder participar en una sociedad cada vez más competitiva y exigente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código