CRISIS

Un PRD genuflexo: Humberto López-Tirone

La crisis generada por los actos divisionistas del pasado 1 de julio divide y mutila la organización política creada por Omar Torrijos Herrera. Estas complicidades históricamente no son nuevas y demuestran la debilidad moral y política de los miembros de sus élites. Con el magnicidio de Omar, el 31 de julio, se decantó la corriente oportunista de sus allegados de la corriente Torrijista de su militancia.

Al morir Omar, y bajo un golpe institucional del general Paredes, se inicia el proceso de “destorrijización” con la complicidad de la oligarquía financiera y de los legisladores del Partido Revolucionario Democrático (PRD) y el Comité Ejecutivo Nacional de aquel entonces, que apoyaron el proceso de reforma constitucional de 1982, eliminando las conquistas populares del Torrijismo y defenestrando sus organizaciones, como el poder popular. A partir de ese instante muchos dirigentes y empresarios del PRD, hasta la invasión estadounidense, conspiraron junto a nuestros adversarios.

La invasión trajo la obligante institucionalización del gobierno, pero sin actas conformaron una Asamblea Nacional en la que mayoría del PRD no correspondió a los resultados electorales y, de a dedo, con la complacencia del gobierno de Guillermo Endara, se mandó la lista de los supuestos vencedores. De esa forma, el PRD pactaba con el panameñismo una leal oposición que no correspondía a la barbarie de nuestros muertos, encarcelados y perseguidos que dejó la invasión.

Con el gobierno de Mireya Moscoso, muchos diputados y el CEN patrocinaron la postulación de Titi Alvarado para presidente de la Asamblea Nacional, postulado por el Partido Panameñista contra el candidato del PRD. No se hicieron esperar, durante los cinco años de Moscoso, los negocios, acuerdos de recámara y los votos comprometidos que afloraron con la aprobación del uso del Fondo Fiduciario, la anulación del juicio ante el Tribunal Electoral de fraude en el Congreso del partido de 1999, y muchos otros como la punta del iceberg del Cemis. El 2013 y el 2014 marcaron un período de terrorismo político, de calumnias e injurias contra el candidato presidencial y secretario general del PRD. Esta estrategia buscaba impedir que una nueva generación alcanzara el poder y varios dirigentes se entregaron al proyecto del panameñismo, de llevar al poder a Juan Carlos Varela.

La victoria del panameñismo se logra con los votos divididos del PRD, y la gratitud hacia ellos se demostró inmediatamente con el “pacto de gobernabilidad”, los nombramientos masivos y los actos de penetración del gobierno panameñista sobre las estructuras del PRD, para dividirlo y mutilarlo, para imponer un PRD genuflexo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código