FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

RECLAMO

El Panamá indígena: Rogelio Eduardo Peralta Marciaga

Macaracas, Natá, Penonomé, Parita, Guararé, entre otros nombres de poblados conocidos, corresponden a caciques o regiones indígenas que perduran hasta nuestros días. Estos nombres son pruebas inequívocas de que estas áreas fueron habitadas por pueblos originarios, sean guaymíes, ngäbes, buglés u otros.

Todo el valle central del istmo de Panamá fue habitado por nuestros hermanos indígenas quienes, poco a poco, fueron desplazados hasta las zonas más altas por terratenientes con el afán de hacer potreros para la cría de ganado.

En todas esas áreas planas y fértiles de Panamá vivían los indígenas, pero al pasar los años han tenido que irse a vivir en la cordillera central constituida en algunos casos por tierras infértiles, por su composición geológica. Pero da la casualidad de que esos agrestes territorios tienen un valor incalculable por su caudal hídrico y, además, porque se han encontrado importantes yacimientos de minerales.

Pero hasta allá hemos llegado, nuevamente, a despojarlos de lo más importante que tienen: la tierra. La madre tierra que representa para ellos la vida misma. Es el lugar de donde extraen su sustento diario; de sus ríos, los peces y crustáceos que les permiten seguir viviendo en su entorno pauperizado.

La economía o modo de producción del indígena, ya sea emberá, wounaan, naso, teribe o guna, se basa en una actividad de subsistencia; no producen con la intención de que haya excedente o rendimiento, sino para que les permita vivir consecuente con sus tradiciones. La explotación de la tierra la hacen con cariño, la labran rudimentariamente y, luego, la dejan descansar; no usan abonos o químicos para mejorar su producción y trabajan en pequeñas parcelas.

Es común escuchar entre nuestros conciudadanos hablar peyorativamente en contra de los indígenas, se les dice haraganes o flojos, porque no trabajan la tierra ni se dedican amasar fortunas. Las personas que manifiestan estos calificativos lo hacen por perversidad y desconocimiento de su cultura y forma de vivir.

Frente a la situación coyuntural sobre el reclamo de nuestros pueblos originarios, es necesario que se plantee una salida digna a sus reclamaciones. Lo razonable es que se instituya una figura jurídica autónoma, que les permita participar junto al Gobierno en la toma de decisiones, y que las utilidades que generan los proyectos desarrollados en el área se inviertan, con su consenso, en esas comunidades. Acabemos con la pobreza de los panameños (as), donde quiera que se encuentren. Que el publicitado crecimiento económico de más del 10% se sienta y se vea; que las inversiones estatales se democraticen y beneficien a todo el territorio nacional.

Todas estas reclamaciones son consecuencias de las iniquidades de no menos de 500 años; por esta misma causa se levantó el general Victoriano Lorenzo, quien luego, ignominiosamente, fue fusilado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código