REFLEXIÓN

Se ama a Panamá conociendo su historia: Annia Peralta Díaz

Como historiadora, me emociona todo lo referente a las fiestas patrias y vienen a mi mente los recuerdos de la forma como se celebraban antes. Los estudiantes, por ejemplo, nos esforzábamos mucho para sacar buenas calificaciones, para tener el orgullo de desfilar con la cinta tricolor cruzada sobre el pecho, porque todo el que aspiraba a ser miembro de la banda de la escuela debía tener buenas notas. Un fracaso, jamás.

Los profesores y maestros se empeñaban en darnos la mayor cantidad y calidad de información sobre la historia del país. Ellos eran el mejor ejemplo a seguir.

Hoy esto ha cambiado. Cada año para estas fechas, las televisoras evidencian lo poco que conoce el ciudadano de a pie, sobre todo los jóvenes, acerca de la historia y de los símbolos patrios. La mayoría prefiere celebrar la “noche de brujas”, en vez de admirar la belleza del cerro Ancón, por ejemplo.

Sueño con ver a Panamá vestida de patria. Con esta visión en mi mente, le escribí a un buen amigo –casi hijo mío– y le pregunté: “¿Por qué no hay una ley que obligue a todos los carros del Estado a portar una banderita panameña?”.

Le comenté que sería conveniente que desde finales de septiembre, en todas las escuelas (públicas y privadas) y en todas las materias se dedicara entre 10 y 15 minutos para conocer la historia de Panamá.

Seguí soñando y le hice otras preguntas: “¿Por qué no se incentiva mucho más a la empresa privada para que los automóviles y los edificios se vistan de patria? ¿Por qué no se anima a todos los ciudadanos panameños y extranjeros residentes en el país para que en sus carros, motos, bicicletas, porten con respeto la bandera panameña? ¿Por qué los medios de comunicación no hacen una campaña, agresiva y masiva, para divulgar más la historia del país?”.

Aún estoy a la espera de la respuesta de mi amigo, sin embargo, he compartido estas inquietudes con otras personas que me han dado la razón, y hasta ahí.

En cada juego de la sele nos vestimos de la “marea roja” y eso está muy bien, lo que está mal es que ahora no nos vistamos de patria.

Mucho se menciona que ¡Noviembre es el mes de la patria! Yo diría, más bien, que es un mes de gastos, porque corremos a ver los desfiles, a comer carne en palito, y a descansar en las playas, aprovechando los días libres.

Más que hacer murales simbólicos o interpretar marchas patrióticas, el panameño debería sumergirse en las profundidades de la historia del país.

A veces me parece que el sonar de los tambores es hueco, y percibo que los desfiles son más carnestolendos que cívicos. Lo cierto es que nadie ama, defiende, protege ni es empático con lo que desconoce. “La patria se ama, conociendo su historia”

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código