REFLEXIÓN

Panamá tiene que despertar: Álvaro Díaz Guevara

A veces creemos que nuestro país estaría mejor sin los políticos que hoy, de la manera más descarada, agreden nuestra paz mental y, también, se roban o mal utilizan el poco dinero que tenemos como país.

Creemos, en nuestra desilusión, que estaríamos mejor sin ellos, algunos desearían inclusive verlos desaparecer por un tubo. Sin embargo, no solamente son necesarios, sino que es una prioridad extrema en nuestro devenir como nación que contemos con políticos avezados en la gestión y la administración de nuestros bienes públicos, de eso depende nuestro bienestar.

Tenemos que escalar el próximo nivel político y eso solamente dependerá de los ciudadanos panameños, ejerciendo el poder a través del voto democrático. Mientras continuemos creyendo que la gestión de un político solamente repercute en nuestras vidas por un período corto de cinco años, no lograremos elevar el nivel político de nuestro país y, el bienestar público que podríamos tener seguirá esperando por nosotros.

No es el interés de los ricos que nuestro bienestar crezca y se desarrolle para todos, ellos poseen su nivel de vida y tienen muchísimas opciones, sin embargo, el resto de la población que es la mayoría, no.

Necesitamos que este bienestar llegue a todos, porque no existe otra manera de vivir en paz; si el bienestar no llega a todos o si no está al alcance de todos los ciudadanos, sencillamente, no hay paz, mucho menos seguridad, progreso o educación, solo incertidumbre.

Seremos un país disminuido, con la mayoría de los ciudadanos en el umbral de la pobreza, viviendo en la angustia de cada día, con la incertidumbre del futuro y luchando en la vida diaria en medio de la inseguridad; sin obtener alguna victoria digna. La importancia de que nuestro país cuente con políticos verdaderos, especialistas en la gestión pública, no significa que ellos serán los que propiciarán el cambio de dirección por donde transita actualmente nuestro país; nosotros somos los que lograremos este cambio, pues está implícito en el ejercicio del poder que poseemos, en la decisión que tomemos al momento de elegir a nuestros políticos y, por supuesto, esto incluye la escogencia del Presidente de la República.

El poder de mejorar nuestras vidas en lo público no está en las manos de algún partido político o de sus integrantes, quienes únicamente representan propuestas; el poder político siempre ha pertenecido al pueblo y así será, aunque este poder a veces pareciera ser de los tiranos y dictadores. El poder reside en las entrañas de los pueblos.

Hay quienes creen, producto de su ego confundido, que ellos en sí mismos pueden dar soluciones a los problemas del pueblo; estos casi siempre se convierten en los peores déspotas y, por supuesto, someten al pueblo a la miseria de sus decisiones.

El pueblo a través de sus mejores hombres y mujeres, tendrá que despertar su propia conciencia, ejercer el poder que posee, así como el papel fundamental en nuestro propio devenir como pueblo.

Ese despertar se dará de todas maneras, porque no hay pueblo que no llegue a su madurez, sin embargo, es necesario que actuemos con firmeza para que se dé en un tiempo perentorio.

No hay otra manera de lograr nuestro propio bienestar, nadie nos traerá una fórmula mágica ni elevará nuestro nivel como país y aquí cabe esa frase de que “Solo el pueblo salva al pueblo”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código