Panamá limita al norte con un mar de desesperación

Es muy lamentable que no se tengan a la vista cambios de actitud en todas las esferas de poder, que indiquen que el deterioro que se percibe es rescatable

José Edgardo Blanco En un libro encontré un pasaje relacionado a la correcta administración de un Estado que dice así: “Cuando los sables están enmohecidos y brillan las rejas de los arados; cuando las cárceles están vacías y llenos los graneros; cuando los escalones de las gradas de los templos están gastados por las pisadas de los fieles y los patios de los tribunales de justicia se ven cubiertos de hierba; está bien gobernado el Imperio.”

Lo que observo en estos tres conceptos es que se recogen principios claros de la orientación en que deben centrarse los encargados por voluntad del pueblo, de dirigir coherentemente las acciones de un Gobierno para obtener un bienestar comunitario que satisfaga a la mayoría, mas no a una minoría.

Si estos patrones de dirección de conducta no se persiguen, a lo menos, la nación cae en una crisis de todos los valores que sostienen la coexistencia armoniosa, deteriorándose el ambiente colectivo con la velocidad proporcional en que siente que sus autoridades más encumbradas han fallado por omisión o por comisión deliberada.

Es cierto que Panamá no escapa de un entorno económico que ha empañado la gestión de la actual alianza de gobierno; no obstante, el sentimiento generalizado es que ha faltado un liderazgo más acorde con la tambaleante situación de los panameños que se ven hundidos en un indefectible abismo, zozobrando en una maltrecha embarcación pilotada por el batir de las olas.

Es muy lamentable que no se tengan a la vista cambios de actitud en todas las esferas de poder, que indiquen que el deterioro que se percibe es rescatable; pero cada día nos sorprende más la tenacidad con que se realizan ciertos movimientos que intuyen una desesperada carrera para apertrecharse de los avíos necesarios de supervivencia personal, sin interés obvio en la clase gobernada.

Con estos ingredientes puestos en la sartén, lo que sugiere el resultado de esta mezcla es que los cambios de gobierno son necesarios para los grupos políticos y estériles para el pueblo que seguirá siendo cautivo de su propio destino, atado a un deseo de ver resurgir milagrosamente de su propio seno a un individuo con las virtudes de dignatario dispuesto a servir y no a servirse de esta cena en que han convertido la nación.

La evolución como país sugiere que el ciclo para que esto suceda no está a la vista, puesto que la evidencia del comportamiento de los que acaparan la vitrina pública actualmente, están a años luz de erigirse en caudillos como un molde a emular por las generaciones venideras, con un norte promisorio, y no lleno de dudas y de desesperación como el que se percibe.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código