En directo: Café con La Prensa: aeropuerto de Tocumen ampliado ¿y ahora qué? Ver más

DOCENCIA PÚBLICA

Panamá necesita escuelas de ética y civismo: Luis H. Moreno Jr.

Bajo la disposición del Decreto Ejecutivo No. 596, de 17 de noviembre de 2008, gestionado por ella misma, y “que declara el 18 de noviembre como el Día Nacional de los Valores Éticos y Morales”, la Fundación Panameña de Ética y Civismo resalta esta fecha, y todas las fechas, para “exaltar una cultura ética y cívica”, como establecen sus objetivos, por el camino de la solidaridad y la justicia, la responsabilidad y libertad, la honestidad y gran respeto por la persona humana, en todos los estratos de la sociedad panameña.

Sin sensacionalismo estéril, ni denuncias inconducentes, ni intereses políticos de ninguna naturaleza, la Fundación aspira a ejercer docencia pública del más alto nivel y trascendencia para asegurar el bienestar general y la armonía ciudadana.

La tarea no es fácil ni sus resultados sorprendentes, pero sus inquietudes son contagiosas cuando el ejemplo y la trayectoria dejan huellas y un legado que gradualmente compromete a quienes sienten sincero y cálido fervor por una patria digna y venerada.

El apoyo es escaso y regateado. Con fe y optimismo la fundación ha emprendido arduos esfuerzos y ha logrado realizaciones que comprueban la consabida existencia de la arcilla cívica necesaria, y de la efectiva disposición vigente para transformar moralmente a este país. Su fundamento educativo así lo augura. La proliferación de entidades y organizaciones serias públicas y privadas hacia el mismo fin, así permiten presentirlo.

Por primera y única vez, la fundación logró integrar todos los medios para divulgar ejemplares y transparentes debates presidenciales en la elecciones de 2004. El respeto a la institucionalidad y a la magistratura judicial, pero la exigencia, al mismo tiempo, de su conformidad con lo legal y lo correcto, fueron factores importantes para que la fundación contribuyera a la reapertura del escandaloso caso Cemis.

Así estamos, también, discretamente presentes en casos desafortunados de corrupción pública, señalando la necesidad de acción correctiva o punitiva.

Consistentemente, hemos tratado de llegar a todas las 4 mil escuelas, a todos los maestros, profesores y estudiantes del país, primero con ocasión del Centenario de la República, con un juramento ético cívico por la patria, y luego, en el Día de los Valores, con la solicitud al Ministerio de Educación del encargo de una corta composición literaria para todos los estudiantes del país sobre el tema de la moral y de la ética. Solo con que todos estos 800 mil párvulos y adolescentes vieran ante sus ojos las palabras claves del comportamiento humano ejemplar era suficiente y fácil. Pero hemos tenido dificultades con aspiración tan sencilla y fácil de ejecutar.

La autorregulación de los medios fue, y sigue siendo, tema puntual para la fundación, que por algunos años invitó a altos representantes de todos los medios y altas autoridades –ministros y procuradores– a su debate, y que humildemente desea encontrar en eso serios y honestos ejercicios la cuna del Comité de Ética del Consejo Nacional de Periodismo. Nuestro deseo, no alcanzado, a pesar de ingente empeño y difícil obtención de recursos, estuvo vinculado al proyecto de dar a graduandos de derecho la oportunidad de contribuir a la descarga de expedientes de detenidos por causas menores, injustamente detenidos.

La fundación se ha hecho sentir didácticamente en escuelas, colegios, universidades, centros sociales, cívicos, profesionales, políticos y de empresa, a través de seminarios, foros, conferencias, debates y toda clase de ejercicios que estimulen el pensamiento y compromiso moral del individuo.

Pero esta labor no puede ni debe ser elitista ni reducida en ninguna forma limitante. Debe ampliarse a la vocación y al empeño de todo buen panameño que desee hacer escuela de ética y civismo. No de manera desordenada ni inconducente a los altos objetivos que afanosamente buscamos todos los buenos panameños. Pero sí de manera espontánea, abierta, no sectorial, respetuosa de la trayectoria y de la convicción personales como credenciales para su calificación, guía y estímulo. Una invitación fraternal para que cada panameño haga escuela de ética y civismo, y colabore directa y personalmente con sus familiares y vecinos, con sus conciudadanos y amigos, con sus empleados y colaboradores a construir, desde las oficinas y empresas, desde las escuelas y talleres, desde los templos y academias, desde el estudiante hasta el jubilado, una patria de la que todos podamos sentirnos más orgullosos, confiados y comprometidos. Así, todos seremos responsables.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Ago 2018

Primer premio

2 4 0 9

DCAD

Serie: 5 Folio: 8

2o premio

3610

3er premio

1029

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código