REFLEXIÓN

Panamá, perdóname

Ante los lamentables hechos que empañan el nombre de nuestra patria, quise plasmar y compartir lo que hoy siento como un desgarre dentro de mi pecho, del cual fluye un sinfín de sentimientos. Por esta generación que viene creciendo, nos toca realizar un profundo y humilde análisis de todo lo que hemos vivido en los últimos dos meses, como panameños, y me refiero a los escándalos que empañan el buen nombre de nuestra amada patria.

Para crecer y tomar conciencia debemos pasar por duras pruebas, es una forma brutal que nos ofrece la vida de hacernos grandes y tomar conciencia de nuestros actos. Esa toma de conciencia nos debe llevar a accionar nuestras mentes y corazones. Si queremos volver a tener el Panamá sano y alegre del que tanto nos vanagloriamos, debemos retomar la formación en valores. Se nos fue la mano en superficialidades, y se nos olvidó dar valor al fondo.

Todos hemos sido partícipes, por acción u omisión, de tener el país que hoy tenemos y de los escándalos que afrontamos. No es una familia, no es bufete de abogados lo que debe darle el honor o el buen nombre a Panamá. Vemos grandes construcciones vacías, pero no preguntamos: ¿De dónde sale tanto dinero? ¿Será que hemos preferido callar o no escuchar la respuesta que, de una u otra forma, conocemos?

Hoy propongo que todos nos vistamos de humildad y que, en instrospección profunda, le pidamos perdón al país, a nuestra tierra, a esta gran franja ístmica con una superficie total de 75,416. 7 km2, a Panamá. A este gran país que nos vio nacer o nos da su cálido abrigo, debemos pedirle perdón por nuestra actitud cómplice de voltear la mirada ante lo que está pasando, por quedarnos en la comodidad y el lujo de una buena cartera o unos zapatos de marca.

Hoy mi corazón llora por Panamá y lo que hemos hecho con ella. Juro, por mi nieto y mis sobrinos, los más pequeños de mi familia, que trabajaré para heredarles un país de valores. Como aquel en el que jugar la lata era más divertido que exigir una tableta o un celular de regalo. Hoy día, incluso, hasta se le paga a los niños por tener buenas notas. ¡Cuánto mal le hemos hecho a nuestras generaciones!

Termino con una reflexión de Robin Sharma en su libro una inspiración para cada día: “La plenitud profunda no procede de la acumulación de objetos, sino de realizarnos como personas. La vida no consiste en reunir cosas hermosas, aunque no tiene nada malo hacerlo. Pero las metas materiales no deberían ser el propósito que guíe tus días. Si lo es, si sacrificas estar con tu familia y crecer como persona para dedicarte a la búsqueda de objetos, llegará un día en el que te verás sumido en un estado lamentable”.

Perdóname Panamá, nos dedicamos a hacerte millonaria en forma y se nos olvidó darle el fondo necesario para construir una sociedad honesta, honrada, responsable y llena de valores que te hagan grande, como es tu nombre.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código