CULTO DE SUMISIÓN

Panamá hoy, politiquería y servilismo: Paulino Romero C.

Este escrito intenta ser la imagen radiográfica del “régimen de mando personal” (politiquería, escándalo y corrupción imperante en Panamá desde julio de 2009 hasta el presente), y de cómo ha crecido el servilismo, cual árbol “matapalo” durante este corto tiempo.

Además de una pintura del Panamá actual, el escrito pretende establecer las similitudes entre el “régimen de mando personal” y el hitlerismo, que en los años comprendidos entre (1933-1945) del siglo pasado, había exacerbado el militarismo prusiano y creaba a todos los vientos del mundo un clima de guerra. ¡Basta compararlos, objetivamente, para notar la fraternidad intrínseca entre ambos regímenes unipersonales!

“El servilismo –afirma J.J. Arévalo– es una actitud, una postura humana. Es la actitud de un hombre que tiene en sus manos la suma de la naturaleza varonil y que, a pesar de poder orientarla en un sentido, la postra devotamente al servicio de otro hombre de iguales cualidades. ¿Por qué ese renunciamiento? ¿Es que hay en el servil una incapacidad para la estimación de los valores que integran la personalidad? ¿O bien es una inversión a esa estimativa? No. Ni incapacidad ni inversión. La valoración que el servil hace de sí mismo y de su amo es una valoración legítima en cuanto es reflejo propio de su naturaleza general”.

Desgraciadamente, el servilismo es una enfermedad de vergonzantes. El cáncer, la tuberculosis, el sida y cuantas enfermedades minan fatalmente el organismo son confesadas en la clínica del médico para su pronta curación. El servilismo, empero, mina la integridad de la persona; no se confiesa sino que se ampara, se conserva, se alimenta y... se propaga conscientemente, voluntariamente, ¡oficialmente!

Existen varias clases de serviles. Los serviles por incapacidad y los serviles por cobardía, estos son serviles resignados, pasivos; son la masa social incapaz de conciencia cívica, de ideas políticas y de programas partidarios. Ellos son la cosa arrastrada, la recua disciplinada que aplaude plural y monótonamente en las manifestaciones en homenaje a los “caudillos”. Pero los serviles por inversión espiritual son, por el contrario, activos, entusiastas, organizadores.

Ellos son los jefes de grupo, cuasicaudillos, amos de comité. Ellos han estado con él (jefe amo), hablan con él, conversan de todo y él... les contesta algunas palabras. Estas magnas frases vuelan a la masa por intermedio de los invertidos espirituales, que son elementos de conexión, de contacto, de presión, de incitación. Ellos hacen ver que la voluntad del jefe es superior a toda ley. ¡No hay leyes fundamentales suficientes sólidas como para oponerse a su voluntad!

Hay, además, una clase “superior” de serviles. Los incapaces son serviles por interés biológico, los cobardes son serviles por angustia, los invertidos espirituales son serviles por emoción gozosa; pero hay todavía los serviles por convicción ideológica. Para llegar a ser servil ideológicamente no se necesita padecer ninguna de las taras mencionadas. Capaz, valiente, hombre cabal hasta en lo espiritual, el servil ideológico es un hombre en quien lo invertido es su estimativa.

El servil ideológico es el servil de los argumentos, de los discursos. Es el teórico del servilismo. El servilismo teorizado que profesan es bastante para acabar de persuadir a los incapaces y cobardes, generalmente tímidos e indecisos, a quienes solo les falta una idea clara, fuerte, para convertir en alegría su vergüenza.

El servilismo constituye la más gigantesca inversión de valores que jamás se haya pensado. La estimación del bellaco y del mediocre (sumamente útil), elevados a los más altos puestos de la administración; y la persecución del honrado y del talentoso (sumamente peligroso) por ser digno y capaz; la ley como instrumento de persecución y no de garantía. Los defensores de la verdad, de la justicia, de la libertad de expresión, del bien común considerados como calumniadores, bochinchosos y hasta como delincuentes. El espía erigido a la más alta categoría social, llegando hasta identificarse la categoría de espía con la de patriota y de alto funcionario. ¡El que no es espía es un traidor...! Y los altos funcionarios ganan gracias ejerciendo funciones de espionaje. Los altos funcionarios públicos en la actualidad (generalmente figuras mediocres, particularmente muy locuaces), son los serviles más reconocidos: los vemos diariamente desfilar gozosos ante los diversos canales de televisión, exponiendo su servilismo abyecto en apoyo y defensa del “régimen de mando personal”... ¡y de sus particulares intereses egoístas y mezquinos!

Resumiendo, la politiquería y el servilismo rinden culto de sumisión al extraño y anacrónico “régimen de mando personal”; desgobierno que infortunadamente rige en Panamá hoy ¡hasta 2014!

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Surse Pierpoint, empresario y consultor, en Café con La Prensa
LA PRENSA/Ana Rentería

Las oportunidades de la Zona Libre de Colón Pierpoint pide actualizar regulaciones y eliminar trabas burocráticas

PANAMÁ Y SU GENTE El mercado de las carretillas

El Mercado de Abastos está ubicado en la vía Omar Torrijos, en el corregimiento de Ancón, justo al lado de la sede del Tribunal Electoral. Gabriel Rodríguez
Luis García /Álvaro Reyes - LP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código