JUGARRETAS

Panorama nacional sin gato encerrado: Enrique Jaramillo Levi

Cada vez más los ciudadanos de este país nos convencemos de que los políticos en general, y los que operan desde el poder en el actual gobierno en particular, creen realmente que somos unos absolutos estúpidos. Una enorme recua de tarados a quienes no solo se puede ofrecer sin consecuencias el tradicional gato por liebre, sino además, mediante torpes pases de magia y baratos artilugios de feria, todos los demás animales manipulables del zoológico nacional, más uno que otro de rancio origen mitológico que aún anda por ahí buscando identidad.

Que si Cambio Democrático o el Consejo de Gabinete o la Asamblea Nacional o incluso el Ejecutivo mismo hacen esto o lo otro y luego se ordena recular; que si se dice o se promete o se critica aquello de más allá, y luego por arte de birlibirloque resulta que eso no fue lo que se dijo o que fue malinterpretado o no fue lo que debió decirse, y poco después se pide mil y una disculpas a los ofendidos o agraviados o a la mismísima comunidad toda y, señores y señoras sin memoria y sin dignidad, sépase urbi et orbi que aquí no ha pasado nada, y a otra cosa. He dicho.

Ha dicho, tal vez, pero nadie cree nada. Porque resulta clarísimo que esa otra cosa es solo continuación de la anterior con otro nombre o fachada; porque no solo ocurre que lo anterior sí ha pasado, y mucho, sino que lamentablemente sigue ocurriendo en nuestras mismísimas narices, barbas o trastiendas trasnochadas. Para bien algunas iniciativas que sin duda hay que aplaudir, por más que lamentablemente haya sospecha siempre de intereses aviesos tras bastidores, ya que los hechos, a menudo nada discretos los pobres, así lo sugieren. Pero muchas otras –abiertas o solapadas– para mal.

Y es que cualquiera persona con dos dedos de frente entiende que el país como un todo, mediante iniciativas inconsultas impuestas desde arriba o a trasmano, está siendo dañado. Iba a decir “desmantelado”, pensando en el “país portátil” de la ya célebre canción del paisano Blades, pero tampoco quiero exagerar.

A qué ponernos trágicos, bastante tienen hoy por hoy los depauperados griegos que inventaron siglos atrás no solo la democracia misma, sino como parte vital de su ya clásico teatro el género literario de la tragedia, para asumirla ahora nosotros en este Panamá del money money money como estilo de vida. Siempre en aras del “vil metal” que insistentemente busca tornarse noble y en constante multiplicación, cueste lo que cueste, caiga quien caiga, so help me God.

Por supuesto, los equivocados siempre son los demás, aunque sean mayoría e incluso adversarios tradicionales entre sí. “Co..., qué ganas la de esta condenada gente de siempre estarle buscando la quinta pata al gato, de ver pelos en la sopa y moros en la costa, y todas esas idioteces que inventan los amargados de siempre”, piensan quienes creen que realmente piensan, pero no se dan cuenta siquiera de que en todo caso lo hacen muy mal; y claro, concluyen que todas esas quejas y críticas y protestas dizque ciudadanas no son más que puras ganas de jorobar.

Como consecuencia inmediata del rosario interminable de sandeces y “juegavivadas” que se enhebran desde el poder un día sí y el otro también por la falta de transparencia o la impunidad, surge por un lado un hasta hace poco inimaginable amplio Frente por la Democracia; por otro, la llamada Concertación Nacional para el Desarrollo por sus recientes juicios de valor patriótico se vuelve más respetable que en otros momentos; y a consecuencia de todo lo anterior se refuerza la simpatía del único ente del engranaje institucional que todavía goza de cierta credibilidad: el Tribunal Electoral, ahora bajo fuego intenso del omnisciente e impoluto CD.

Inédito y variopinto panorama nacional este en que, sin duda, quienes no tienen vela en ese paranoico entierro que pareciera gestarse para dichas entidades, ni tampoco gato encerrado alguno ni hacha que amolar, cuidarán muy bien de que –de aquí a las elecciones de 2014– ni de a vaina tan interesantes entidades estabilizadoras puedan llegar a descansar en paz.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código