BASE FIRME

Patria y educación: Víctor M. Delgado

Una sociedad que no forma a sus ciudadanos, es una sociedad cuyo sistema educativo ha fracasado. Este es un planteamiento con sentido crítico con el fin de generar en los lectores la inquietud necesaria para reflexionar en cómo hacer patria con la educación. Es necesario aclarar, en nuestro juicio, que el sistema educativo no se limita al sistema escolar, sino que depende de la acción de todos los sectores representativos de la sociedad. Educar es una acción que descansa en la buena voluntad de todo ciudadano y que se realiza en cada actividad pública o privada, y en cualquier lugar. No es la vocación de unos cuantos, sino el deber de todos. Por consiguiente, ante el clamor por la madre patria que espera de sus hijos la fidelidad de construir una mejor sociedad, es necesario que definamos la razón de ser de la educación panameña.

No podemos trabajar un proyecto de desarrollo de país, si no tenemos idea de lo que queremos como sociedad. Necesitamos propósitos válidos y fundamentales que sirvan de inspiración para lograr un objetivo común, y que se internalicen en los procesos educativos formales como culturales y sociales expresados en la comunidad y a través de los medios de comunicación. Es decir, al definir nuestra razón de ser, definiremos el objetivo fundamental de nuestra educación y de la formación de nuestros ciudadanos. Dado lo anterior, podremos desarrollar las variantes necesarias en el currículo de nuestro sistema educativo y con el complemento de los distintos sectores lograremos, no solo los conocimientos y las competencias básicas y profesionales necesarias, sino inculcar los principios fundamentales que todo ciudadano requiere para hacer de Panamá una gran nación.

Estos propósitos fundamentales deben ser el resultado de un consenso democrático, no excluyente. Me refiero, por ejemplo, a la cultura de la transparencia y rendición de cuentas, al fortalecimiento de la democracia, de proteger el medio ambiente, de optar por el humanismo cristiano, de la responsabilidad cívica y el respeto a las tradiciones panameñas, de ser una sociedad incluyente y tolerante a la diversidad y apertura global, y de ser ciudadanos convencidos que todo conocimiento puede ser repensado para procurar, desde un espíritu emprendedor y sin dilación alguna, las transformaciones sociales necesarias. Todo ciudadano panameño debe tener claridad de que estos elementos serían el denominador común de nuestra sociedad y que relativizar los mismos sería atentar contra el proyecto Panamá. En conclusión, la patria se construye con educación, una educación que internaliza los fundamentos del país que queremos. Una educación que su éxito descansa en la responsabilidad y compromiso de todos los panameños. Una educación que en libertad permite que cada comunidad conforme su contexto, hábitos y circunstancias definan los mecanismos y medios necesarios para cumplir con la formación personal y profesional de nuestros ciudadanos. La razón de ser de la educación es la patria y esa educación debe trascender los conocimientos y tocar el espíritu y la conciencia de ser panameño.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código