LECTURAS

‘Patria o muerte’: Pedro Ernesto Vargas

En un recorrido a través de las mentiras del régimen y la única verdad, la enfermedad de Hugo Chávez, Alberto Barrera Tyszka, el escritor, pinta sobre el lienzo deshecho, que es la patria, las simas de la autocracia, que ya conocíamos como tormentosas piezas desperdigadas en este su último libro bajo el título que pido prestado. El exilio recurrente de cientos de miles de venezolanos, desde sus primeras páginas, lo personifica Elisa embarazada y su esposo, que se mudan a “el piso 42 de un edificio con vista al mar”, en la ciudad de Panamá.

Las diferencias y alejamientos dentro de las familias de Venezuela se revelan con las discusiones recurrentes y altisonantes de una pareja madura –los padres de Elisa– formada por el cirujano oncólogo Miguel Sanabria, prudente testigo del empobrecimiento de la democracia y la vida cotidiana, y su esposa Beatriz, antichavista irreconciliable para quien celebrar la enfermedad de Chávez no riñe con ninguna ética; o los señalamientos duros y francos entre Miguel Sanabria y su hermano Antonio, marxista de juventud y radical de izquierda como chavista permisible y conveniente, ligado al círculo íntimo del comandante a través de su hijo, testigo de la debacle y la mentira alrededor de la enfermedad y muerte del “Padre de la Revolución Bolivariana”.

El calvario del profesional de clase media cuyas estaciones son el desempleo, la vivienda tomada por la fuerza del apremio por no quedar lanzado a la calle, los intentos de una relación laboral honesta y la entrega final al postor que extorsiona desde los secretos hornos del poder, lo representa Fredy Lacuna, quien se propone escribir con puntual seriedad sobre la enfermedad de Chávez –hasta tratar de “convertir una enfermedad en un caso policial”– y quien termina acomodando la historia a los intereses del régimen, que lo penetra en su intimidad, desde los instrumentos castristas de violación de derechos y dignidad.

El hambre que se alimenta del descuido y abandono del mismo gobernante –que deja pudrir “más de 120 mil toneladas de alimentos importados” en las bodegas del Estado y que nunca se distribuyeron entre la población– porque sencillamente no era prioritario resolverla, mientras se tomaban posiciones para mantenerse vigentes a fuerza de la fuerza, se pasea por las páginas de este libro una y otra vez..

La vida y la muerte en la atmósfera de la violencia callejera, de las invasiones de la propiedad privada, los linchamientos, los asaltos y los crímenes a plena luz del día, y la impunidad la relatan las propias víctimas espléndidamente en términos de impotencia y de miedo, que entrega la muerte a la vida, con tal de ser envuelta por aquella. Todo está allí presentado. El menú es completo.

Al final, la caja mortuoria vacía que se balancea a un lado y otro sobre los brazos de cientos de hombres y mujeres engañados es una metáfora del régimen, de la revolución, de la Venezuela rica, empobrecida; pobre, vilipendiada por sus captores. El secreto mejor y peor guardado: la grabación en un teléfono celular activado en el lecho del enfermo en Cuba, cae –en las páginas últimas– en manos de dos niños, el futuro de Venezuela. Algún día esas generaciones conocerán algo de la verdad ocultada.

Aquellas arengas como “todos somos Chávez”, o aquel grito histriónico: “Yo ya no soy Chávez, soy un pueblo”–parodiando al colombiano Jorge Eliezer Gaitán– se vuelven contra la falsa revolución, “la oportunidad perdida”, el 6 de diciembre de 2015. Este libro será lectura obligada en las escuelas de Venezuela el día que los venezolanos se resuelvan a no olvidar para no repetir.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código