FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

DESARROLLO METROPOLITANO

Pensar en el gran Panamá: Omar Jaén Suárez

La ciudad de Panamá, gran aglomeración que ya se extiende entre Pacora y La Chorrera, y Chilibre, al norte, tiene ingentes problemas, pero también grandes oportunidades para resolverlos y avanzar.

Se debe, primero, articular mejor este enorme y alargado espacio de más de 70 kilómetros frente al mar, que sigue creciendo y aumentando su densidad demográfica para facilitar más la circulación y elevar la calidad de vida de sus habitantes que ya superan el millón y medio, casi la mitad de los panameños, que producen cerca del 80% de la riqueza nacional.

Para ello, además de los loables esfuerzos en el ordenamiento vial y el transporte público, la ampliación de calles, nuevos pasos elevados y la construcción del Metro, hay que pensar en una vía costanera que la recorra en toda su extensión; que sea su columna vertebral. Esta vía partiría del este de Tocumen, pasaría frente al mar en Costa del Este, con un tramo marino que rodeara Punta Pacífica y sus islas y Punta Paitilla, que entroncara con la cinta costera y continuara su tercera fase en un nuevo puente sobre el Canal (la obra más urgente) y siguiera al sur de Howard, pasara por Veracruz, Bique y terminara al final de La Chorrera, pasando por Puerto Caimito.

Esta costanera rodearía el Casco Antiguo de San Felipe para valorizarlo con jardines y estacionamientos y para hacerlo más accesible y peatonal (ya el proyecto actual lo contempla en un tercio de su perímetro marino frente a la Presidencia). En algunos tramos podrían fabricarse playas con arena blanca, después de que se termine de descontaminar la bahía de Panamá. Sería una verdadera revolución del urbanismo, del paisaje y de la vida de la capital y de sus habitantes.

En segundo lugar, habría que incorporar los actuales municipios de Panamá, San Miguelito, Arraiján y La Chorrera en un distrito del gran Panamá, con poderes, recursos y responsabilidades mucho mayores que los que tienen cada uno hoy; que pueda planificar, ejecutar obras y administrar este espacio urbano con mayor eficiencia y mejores resultados, labor que estaría a cargo de funcionarios de integridad ejemplar y la más alta calificación profesional.

Así, podría encargarse de la prestación de los servicios públicos municipales de agua y aseo, transporte, vivienda social, educación, salud y sanidad, seguridad, ornato y parques, cultura y bibliotecas, rescate de los patrimonios históricos (Casco Antiguo, Panamá Viejo cercado por un manglar nuevo que lo aleja del mar, y lo que queda del viejo Bella Vista, La Exposición y Balboa) y del Parque Natural Metropolitano, que sería un Parque Central para uso al fin de todos los habitantes de la ciudad.

Que pueda tener verdaderos planes de ordenamiento y cambiar las normas obsoletas de uso del espacio urbano –que ahora privilegian a los propietarios privados– para ampliar los espacios públicos, sobre todo, de aceras, parques y estacionamientos públicos. Para regresar, por lo menos, a las normas que impuso en el barrio de La Exposición, de calles y aceras anchas, Belisario Porras, el mayor estadista visionario, que casi duplicó el espacio de la ciudad hace ya un siglo.

Se debe, para terminar, concebir y poner en ejecución un plan masivo de educación ciudadana para enseñar a toda la población a amar a su ciudad y a sentirse partícipe de su destino; a comportarse de la manera más civilizada con sus vecinos; a los conductores de autos a manejar con cortesía y tolerancia y disminuir, si no eliminar, todo tipo de contaminación, por ejemplo, la visual de vallas publicitarias y la auditiva de ruidos elevados, y propiciar comportamientos de aseo urbano.

Este plan debería contar con todos los presupuestos de publicidad estatal, que no hace más que promover un gobierno o un representante electo, con dinero de todos los contribuyentes, en vez de ayudar a perfeccionar la educación de los ciudadanos. Así podríamos elevar sustancialmente la calidad de vida de los habitantes al mejorar el funcionamiento de la principal ciudad del país, que seguiría creciendo de manera menos caótica, más ordenada, más democrática.

¿Utopía o realidad? Depende de la voluntad de los ciudadanos, de los políticos con madera de estadistas y de las fuerzas lúcidas y responsables que generan opinión.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código