SOCIEDAD

Percepción o realidad económica: Juan Armengol Tuñón

Los panameños nos caracterizamos por ser escuetos en nuestras respuestas, con elevado nivel de solidaridad por nuestros semejantes, orgullosos de nuestra gastronomía y sobre todo “echados para adelante”, procurando que a los más cercanos a nuestro nexo familiar no les falte sus necesidades básicas en la medida de nuestra realidades económicas. Aunque muchos no seamos economistas titulados, constituye un hecho consumado ver cómo al panameño promedio le resulta cada vez más difícil satisfacer sus necesidades básicas producto del incremento sostenido de la vida y de ingresos lineales, si es que los perciben.

En muchos de nuestros países hermanos existen entidades que comunican lo concerniente a temas económicos y brindan información creíble sobre el desempeño de la administración elegida por la colectividad, y cómo impactan sus planes económicos en estimular los diversos sectores de la economía, tema que hasta ahora en Panamá ha sido difícil de emular.

Como panameños día a día nos preguntamos quién tiene la “percepción real”, si el gobierno de turno o el pueblo lleno de economistas sin título, que ven lo difícil de llevar el pan a su mesa o pagar educación de calidad y vestido para sus hijos; lo más triste es que paradójicamente en nuestra joven república, administración tras administración utilizan a las entidades económicas domésticas que velan por nuestro porvenir monetario, como bastiones de defensa para justificar desde su punto de vista lo acertado y visionario de su accionar político cotidiano.

Panamá es signatario de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el primero de los objetivos es poner fin a la pobreza en todas sus formas en el mundo. ¿Podremos estar cerca de cumplir esta meta, cuando según la página www.onu.org.pa/objetivos-desarrollo-milenio-ODM de las Naciones Unidas en Panamá el 16.6%, o sea 508 mil 700 compatriotas, se encuentra en situación de pobreza extrema?

Convencido de que el ciclo de la pobreza se rompe con educación de calidad, esta constituye una receta a largo plazo; no obstante, existen variables que se encuentran disponibles en manos de quienes representan hoy la consumación del ejercicio más noble, el de la colectividad.

La materialización de las líneas previamente esbozadas se conceptualizan en la definición del límite de tiempo e impacto esperado de los programas sociales que implican gasto público; planes de inversión pública cuyo retornos sobre la inversión se encuentren bien dimensionados, con horizontes de tiempo superiores a cinco años, y claridad sobre los sectores de la economía que serán estimulados mediante alianzas público–privadas, llámese vía inversión doméstica o extranjera.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código