CINCO DIMENSIONES

Pertinencia educativa y seguridad ciudadana: René Quevedo,

La Oficina Regional de Educación de la Unesco para América Latina y el Caribe estableció, en 2007, cinco dimensiones para definir una educación de calidad, desde la perspectiva de un enfoque de derechos. Estas dimensiones son: relevancia, pertinencia, equidad, eficacia y eficiencia, y están estrechamente relacionadas.

Una de las dimensiones de la pertinencia educativa es el desarrollo económico, social y humano sostenible. Es decir, la educación debe contribuir eficazmente a la formación de un competente e innovador talento humano, desarrollando competencias técnicas y humanas que respondan a las necesidades del sector productivo, así como el despliegue de potencialidades y habilidades para viabilizar la creación de riqueza.

También, en 2007, la Sección de Investigación y Análisis de la Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y Crimen publicó un informe titulado Crimen y desarrollo en Centroamérica, atrapados en una encrucijada, en el que hizo una serie de advertencias que cobran singular importancia en la actual coyuntura económica y social de Panamá. Estas observaciones incluyeron: “El desempleo, especialmente en los jóvenes de las zonas urbanas que han abandonado la escuela, se ha asociado, también, con los niveles de delincuencia. Varias naciones de la región tienen altos niveles de juventud ociosa, mientras que el porcentaje de inscripciones en el nivel secundario es menor al 50%, y las economías urbanas no están creciendo lo suficientemente rápido como para soportar el crecimiento de la población”. “De hecho, el porcentaje de hombres jóvenes en la población general puede, por sí mismo, ser visto como una fuente posible de vulnerabilidad al crimen”.

Universalmente, la mayoría de los delitos callejeros se llevan a cabo por hombres jóvenes, entre las edades de 15 y 24 años y, generalmente, en contra de sus propios compañeros. Mientras más alto sea el porcentaje de este grupo demográfico en la población, mayor es la posibilidad de posibles perpetradores y víctimas en la sociedad, mientras que todo lo demás permanece igual”.

Nuestro sistema educativo está divorciado de la realidad laboral del país. Esta desvinculación genera falta de pertinencia en los contenidos de la oferta formativa local y de capacitación laboral, relativa a las competencias, conocimientos y habilidades que las empresas requieren. Este fenómeno fue ampliamente documentado en el informe que la Alta Comisión de Políticas Públicas de Empleo entregara al presidente Juan Carlos Varela, en noviembre de 2014.

Solo entre los años 2012 y 2015 en Panamá la población de entre 15 y 24 años aumentó a 44 mil 325 personas, y de ese total 28 mil 26 (63%) ingresó a un centro educativo. Sin embargo, el número de empleos en esa franja de edad se redujo a 4 mil 684 plazas, lo que dio como resultado que el número de “ninis” aumentara hasta los 20 mil 983 (incremento del 15% en tres años), 12 mil 425 de estos “nuevos ‘ninis” (59%) son hombres. La realidad es quizás mucho peor. En 2014, y según registros del Ministerio de Educación, 13 mil 129 jóvenes desertaron de la educación premedia y media.

Mientras no encontremos la manera de dotar a nuestros jóvenes de las competencias necesarias para ganarse la vida, dignamente, la delincuencia seguirá siendo una opción y nosotros seguiremos “deshojando la margarita”, para ver cuándo nos toca ser víctimas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código