POLÍTICA

Preguntas a los panameñistas: Jorge Gamboa

El 29 de septiembre, el Partido Panameñista celebrará elecciones primarias. Tras haber salido de mala manera de la “alianza antipanameñista” con Cambio Democrático (CD), esa que se hizo con Ricardo Martinelli, el ejercicio electoral será una buena posibilidad para reverdecer laureles y volver a aquel panameñismo que se ganó el respeto de la población por su vertical oposición a la dictadura.

Sé que varios copartidarios no conciben que hoy estemos disminuidos en la apreciación popular, luego de haber compartido durante 26 meses con Cambio Democrático, y esto no será olvidado fácilmente. Sobre todo, por el entreguismo a intereses oligárquicos y foráneos, y por la política de “todo se vende, todo se compra”. Solo recordemos la ley chorizo y la ley que permitió el transfuguismo. La primera mató, por lo menos, a cuatro personas en Changuinola, y la segunda se revirtió contra el mismo panameñismo, ya que hizo aflorar el cobre de 10 diputados y de otra buena cantidad de alcaldes y representantes oportunistas que abandonaran grotescamente el partido.

Harto conocido es el colapso institucional del Estado en los cinco gobiernos posinvasión. Cada uno con mayor responsabilidad que el anterior, siendo el actual el que ha profundizado más este deterioro. Ante este panorama, ¿qué deben hacer los precandidatos panameñistas en particular, y los panameñistas en general? Desde mi punto de vista, ser honestos y desprendidos, características hoy en peligro de extinción.

Nadie duda que hay precandidatos que montan campañas para ser postulados, como quien compra un billete de lotería extraordinaria para ver si se saca el premio mayor y mejorar así su nivel de vida. Otros, con algunos recursos, hacen lo mismo para ocupar cargos que les permitan traficar influencias y aumentar sus haberes. Pocos son los quieren aportar al desarrollo del Estado, propiciando el bien común.

Dice un refrán que “entre gitanos no nos echamos suertes”. Espero que ahora no se rasguen las vestiduras porque, lamentablemente, la percepción mayoritaria de la ciudadanía es que el panameñismo se ha transformado en un partido tradicional, tal vez no tan tradicional como otros, pero tradicional al fin.

El momento político obliga a la honestidad y al desprendimiento. Los precandidatos deben hacer un autoexamen y contestar si están interesados en la búsqueda del bien común o en mejorar su modo de vida. Además, el momento obliga a impulsar un proceso de transformación, o mejor dicho, de reestructuración del Estado, que debe desarrollarse desde el día uno, en el primer año del gobierno, si logramos la confianza perdida del pueblo. Dicho proceso no debe tomar más de año y medio del ejercicio de la nueva administración. Logrado ese pacto social, plasmado en la nueva Constitución, se debe llamar a elecciones en no más de seis meses.

Hay ciudadanos temerosos de que la constituyente no llegue a objetivos positivos. De forma similar a lo que ocurre cuando el cuerpo biológico es sometido a una cirugía, que aunque sea de bajo riesgo, puede fracasar. ¿Pero por temor al fracaso acaso no se hace la intervención?

Llevar adelante un proceso constituyente implica tomar las providencias necesarias para obtener los mejores resultados. El proceso debe ser una escuela política que le permita a la mayor parte del pueblo entender qué es un Estado democrático, y se comprometa a perfeccionarlo.

A los precandidatos panameñistas hay que preguntarles –ya que la alianza Panameñista-Popular habla de constituyente–, ¿saben lo que ese proceso implica, si están dispuestos a impulsarlo, y en qué tiempo? ¿Si la asamblea constituyente se desarrolla como originaria, tendrían objeciones? ¿Están dispuestos a acortar sus períodos? La última pregunta es importante, pues abogar por un nuevo orden y no ponerlo en vigencia hasta que se venzan los términos de funcionarios elegidos y nombrados, carece de sentido. Máxime cuando esas formas y prácticas que ampara la Constitución son propiciadoras del colapso actual.

¿Estarán los precandidatos que van a las primarias del 29 de septiembre, dispuestos a liderar una transformación como la descrita o están más interesados en trepar y pelechar por cinco años lo que otros han aprovechado?

O los panameñistas entendemos que el sector oligárquico que hoy se aprovecha del gobierno no está dispuesto a dejar el poder, y con visión de estadistas nos organizamos para generar el cambio, o habrá que esperar a que la autocracia y la degradación de la vida ciudadana toque fondo con las secuelas de más muertes, represión e inequidades que este gobierno propicia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código