FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

CAMBIO DE RUMBO

¿Cuánto más va a sorprendernos, señor Presidente?: Gloria Melania Rodríguez Molina

Cuando una asombrosa mayoría del pueblo escogió a un acaudalado empresario para dirigir los destinos de la nación, lo hizo basándose en una hipótesis endeble, pero en la que se quiso creer como digna de fe: quien es dueño de tan grande fortuna será incapaz de sisar las arcas del Estado, y por tal razón no tolerará que sus allegados lo hagan.

¿Dónde estamos, pasada la primera etapa de ese gobierno que nos vendió tantas esperanzas? El tal espíritu de cambio resultó ser solo eso: un espíritu, etéreo, inmaterial; en su lugar, el desaforado apetito de riquezas instantáneas, la amenaza a los fundamentos constitucionales, a la libertad de expresión, a la democracia misma, cobran cuerpo concreto y visible cada día. Y los que elegimos para que se erigieran como héroes de la República, se achican hasta parecer secuaces de un complot innombrable.

Ya no se puede seguir culpando a la oposición, a los periodistas, a los organismos cívicos, a los duendes, a la mala interpretación. ¿Cuánto más va a sorprendernos su gobierno, señor Presidente? ¿Hasta cuándo estos escándalos, cada uno peor que el anterior? La ambición por asegurar una victoria en el año 2014 ya casi ha arruinado la excelente oportunidad de gobernar aleccionadoramente hoy.

Gobernar es también dar el ejemplo. Cuando los ciudadanos de a pie sentimos que la Carta Magna y sus reglamentos son acatados por los gobernantes solo cuando les conviene, se está mandando el mensaje de que las leyes son un obstáculo que debemos aprender a sortear.

Y si quien gobierna pierde la confianza del que lo puso en ese sitial, pierde la credibilidad en su palabra, la misma que alguna vez nos motivó a seguirlo como líder, y que ahora no logra otra cosa que una expresión destemplada: “¡puro cuento!”, cuando lo escuchamos decir, quizás con buena intención, que hay que investigar, porque no desea quedar “embarrado” por las acciones de otros.

Viéndolo bien, no son problemas nuevos. El periodista y escritor panameño Mario J. De Obaldía, hace muchas décadas, en un poema satírico, escribió, refiriéndose al foso en que caen los mandatarios venidos a menos: “Orondo como pavo, agrio como lejía,/ inconsistente y voluble como arena del mar;/ en sus ofrecimientos ya ninguno creía./ Era un ave sin rumbo que a todos sorprendía./ Quien lo vio no lo pudo ya jamás soportar”.

Claro, no se refería a usted, señor Presidente, pero sí al tipo de gobernantes que usted dijo venir a reemplazar para siempre. Ojalá que hoy ningún lector lo vea retratado en los versos de Mario J.

Para que eso no ocurra, no olvide, señor Presidente, que todo lo que haga su administración es parte de la historia y será tema de estudio mañana. Por eso me atrevo a pedirle que si va a seguir sorprendiéndonos, lo haga con un magistral cambio de rumbo, porque el que lleva hasta este momento no le augura un recuerdo loable. Sino, ¿qué mensaje quiere usted dejar?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código