INTERESES MERCANTILISTAS

El Presidente y los cuatro gatos: Ángelo Peregrina

Debemos sentirnos en paz, todos aquellos que de manera valiente y elocuente hemos opinado en los diversos medios sobre las diferentes propuestas para la renovación de la metrópoli entre ellas, la cinta costera.

Cuando el señor presidente Ricardo Martinelli mencionó, en los medios, a “los cuatro gatos del Casco Antiguo”, pude comprender que la razón lo acompañaba. ¿Por qué?, porque la mayoría de los ciudadanos –con estudios o sin estos– nunca ha comprendido que el concepto de nación va mas allá de un escueto relato histórico y que los intereses que nos mueven, muchas veces son más personales que colectivos. Si no mirémonos en este espejo: Alianza Pro Ciudad debería tener en sus filas a una comunidad entera, con miembros activos; no es que quiera aseverar que somos pocos, pero la responsabilidad ciudadana no puede descansar en unos cuantos personajes.

No es un secreto que San Felipe mostró desde la década de 1960 un deterioro en sus infraestructuras, producto de una mala política de reubicación de su gente y del traslado de muchos, como resultado de los constantes incendios escenificados en áreas de El Chorrillo, Santa Ana y El Marañón. Estos eventos obligaban a retomar viviendas abandonadas de este sector para convertirlas en albergues temporales, situación que se prolongaría hasta mediados de la década de 1970, cuando el entonces general Omar Torrijos formaliza, mediante Ley No. 91, la regulación de los Conjuntos Monumentales de Panamá Viejo, Portobelo y el Casco Antiguo.

Esa anuencia en el rescate de nuestro Patrimonio se confirma a través de los incesantes esfuerzos de notables ciudadanos como lo fueron el Dr. Diógenes Cedeño Cenci y la Dra. Reina Torre de Araúz, quienes motivaron a través de su trabajo en política cultural, la importancia de conservar y respetar todo lo concerniente a nuestro acerbo cultural.

La culpa de que hoy exista incomprensión hacia nuestro legado cultural es clara, y es que los ciudadanos no hemos jugado un papel ante la defensa del patrimonio, por dos situaciones: la apatía hacia los que menos tienen y el desprecio hacia nuestros valores como nación.

Ahora que nos toca salir al frente en defensa de lo que creemos justo, San Felipe no cuenta con un consenso de ciudadanos, porque los intereses mercantilista se encargaron de expatriar a su verdadera gente y sustituir el barrio, con “gente bonita y de buen vivir”, so pretexto de una mejor valorización del Conjunto Monumental y de una nueva cara al turismo histórico-cultural que necesitaba este sector.

Es de considerar que las opiniones de los representantes del Gobierno, en general, no coinciden con el principio universal de conservación, lo que deja entrever que no hay un reconocimiento hacia los verdaderos valores de la ciudad, tal como lo diría en su libro La ciudad imaginada, el insigne historiador Alfredo Castillero Calvo: “Fue la conformación de la ciudad erigida por el imperio español como una innovación de ciudad fortaleza o amurallada, que la ubicaba como una de las mejores de América por su emplazamiento como sitio de defensa, intercambio comercial y bastión de la elite”.

No cabe duda, que la función de variantes estructuras como La Puerta de Mar (frente a la Presidencia), el fondeadero de Naos y los postigos son términos abstractos para el panameño común, y de total insignificancia para los defensores de un relleno costero; fueron estos planteamientos arquitectónicos, piezas importantes para el desarrollo de las actividades y transformación de la ciudad de Panamá.

Quizás la ignorancia hizo presas de estos mortales, que solo pueden visualizar grandes rascacielos y es que la necesidad del panameño común, no la resuelve una extensión de tierra ni, tampoco, un contrato temporal de peón.

Sin ánimo de entorpecer la labor que desarrolla en otros ámbitos el presidente Martinelli, hay que comprender que proteger nuestros conjuntos monumentales garantiza la comprensión de nuestro futuro y el desarrollo de una actitud ciudadana humana y tolerante.

Hay que valorar el Conjunto Monumental del Casco Antiguo. San Felipe fue el escenario de los hechos más trascendentales de la época Prehispánica y Republicana, restar importancia a estos hechos es manifestar irrespeto a toda esas generaciones de panameños que, de una manera u otra, han forjado nuestra República.

No hay excusas, señor Presidente, ahora le toca tomar una decisión sabia y acertada, el tiempo será nuestro mejor aliado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código