CALIFICACIONES AMBIGUAS

Primer mundo o país desarrollado: Xavier Sáez-Llorens

Debido al sostenido crecimiento económico, voceros de los dos últimos gobiernos han colocado a Panamá en el primer mundo. Crasa ignorancia. Este concepto fue emitido originalmente durante la Segunda Guerra Mundial para diferenciar entre países aliados, comunistas y territorios no alineados a esos dos bloques ideológicos. Actualmente, se prefiere hacer la distinción de naciones con base en los índices de desarrollo humano (IDH) y así poder destacar a las sociedades que disfrutan de los más altos estándares de bienestar, gracias a una buena distribución de la riqueza, óptima esperanza de vida, excelentes ofertas en sanidad o educación, calidad en los servicios públicos prestados a la ciudadanía y robustez de sus instituciones democráticas.

Un país desarrollado hace referencia general a una región que posee tanto un elevado nivel de vida (consecuencia de su vigorosa economía) como un muy alto progreso de sus habitantes (resultado de su eficaz política social). Para medir lo primero, usualmente se utiliza el indicador relacionado al poder adquisitivo per cápita anual de sus habitantes. Una cifra superior a los 22 mil dólares americanos se asocia a países con economías avanzadas (Fondo Monetario Internacional) o de ingresos altos (Banco Mundial). Para medir lo segundo, se recurre tanto al marcador sanitario de la esperanza de vida al nacer como al registro educativo conformado por tasas de alfabetización en adultos, porcentajes de colegiatura juvenil (primaria, secundaria, superior) y duración de la escolaridad obligatoria.

No existe un consenso absoluto sobre todos los criterios usados para calificar el desarrollo. De hecho, Kofi Annan, exsecretario general de la ONU, definió un país desarrollado como aquel que provee a sus ciudadanos una vida libre y saludable en un ambiente seguro. La mayoría de expertos, no obstante, concuerda en que el criterio más fiable es el extraído de los indicadores sociales sobre la calidad de vida.

Si bien es cierto que los países más industrializados, valiéndose de avanzada tecnología e innovación, son los que usualmente alcanzan un elevado desarrollo humano, también es cierto que hay muchos países que han logrado un alto IDH con medianos o bajos niveles tecnológicos e industriales. Este último fenómeno se observa más fácilmente en regiones con baja población. Por tanto, no se debe confundir país desarrollado con país industrializado.

El caso de Chile sirve para ilustrar el asunto. El país sureño tiene un IDH muy elevado pero no posee una industrialización de grueso calibre. La economía chilena brilla en servicios, minería y tecnología. Si se sigue el criterio económico elaborado por el FMI o el BM, Chile será el primer país desarrollado de América Latina en el año 2015, cuando se estima que supere la barrera per cápita mencionada. Si seguimos el criterio social de la PNUD, empero, Chile ya es un país desarrollado.

Panamá ocupa actualmente la posición líder en Centroamérica y la número 60 en el contexto mundial con relación al IDH. El cálculo se basa en una esperanza de vida de 76.3 años, una escolaridad promedio de 9.4 años y un ingreso bruto per cápita de $13 mil 519, según datos del año 2012. Las estimaciones para 2015 son prometedoras porque indican incremento del ingreso per cápita hasta los 19 mil 475 dólares por año, lo que nos colocaría solo por detrás de Chile y Argentina en ese específico parámetro monetario.

Ahora bien, para no ponderar desproporcionadamente el factor económico en el IDH, se prefiere ajustar el índice de acuerdo con la desigualdad de la población en salud, educación e ingreso. Este ajuste revela mejor las asimetrías sociales de los países analizados. Estados Unidos, por ejemplo, marca un tercer lugar en el mundo en IDH, pero baja hasta la posición 16 en el IDH ajustado. Panamá pierde muchas posiciones en el ranking latinoamericano y mundial debido a la desigualdad, particularmente en el renglón educativo.

Si nos concentramos en el IDH ajustado, gran parte de Europa (Noruega, Suecia, Finlandia, Holanda, Dinamarca, Alemania, Austria, Suiza, Bélgica) acapara los primeros puestos. Estos países destacan por contar con sociedades cultas, solidarias, tolerantes, cívicas, laicas y desprovistas de tabúes sexuales. Algo que llama la atención cuando se visitan esos sitios es que las iglesias han sido convertidas en museos u hoteles de lujo, fenómeno que traduce la ausencia notoria de afinidades religiosas. Estas aventajadas naciones, además, destinan más del 3% de su PIB en actividades de investigación científica, valor más de 15 veces superior al dedicado en nuestro país.

La mejor manera de conocer el grado de civilización de una sociedad es evaluando lo que se difunde en sus medios de comunicación. Para saber dónde estamos parados y calificarnos adecuadamente, basta observar lo que se exhibe en los canales más importantes de la localidad: novelas, imágenes de violencia, huelgas a repetición, mediocres gremialistas, predicciones de lotería, recomendaciones de hierberos y astrólogos, desnudos de pacientes siquiátricos, niños recibiendo noticias de la muerte de su padre, aparición de virgen en tortugas, posesiones demoniacas o misas en cadena nacional. ¿Seguiremos poniendo a Panamá como país desarrollado? No me jod... @xsaezll

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código