RIQUEZA SUBESTIMADA

Prioridades en turismo: Jaime Figueroa Navarro

Al estreno de la nueva administración, es necesario dirigir la brújula del turismo hacia otros horizontes que permitan el pleno desarrollo de la industria sin chimeneas, que a pesar de estar aún en pañales, aporta mucho a la economía. Resultan patéticas, y para muchos inaceptables, las cifras que reflejan el actual descenso en el número de visitantes al istmo, a pesar de contar con infraestructura muy superior a la que disponíamos al inicio del actual gobierno, y la multimillonaria inversión en publicidad allende.

Esto se debe a una serie de factores que, a pesar de que hemos martillado y matizado en cientos de publicaciones en español y otras lenguas durante la última década, han caído en oídos sordos de políticos y funcionarios, que parecieran estar más interesados en su imagen y peculio que en el desarrollo de esta floreciente actividad que permita la optimización de los recursos y el preciado inventario turístico de nuestro paraíso terrenal. Es evidente, tal como lo señaló el Presidente electo, que se requiere “gobernar con los mejores”, no con los amigos, como ha sido la práctica.

Ante todo, se necesita una definición de turismo. Este no es hotelería, no es servicio ni infraestructura. Es la planificación (que tanta falta hace) que permita desarrollar recursos, aumentar los índices de ocupación y crear potentes imanes de interés que optimicen la oferta local. Lo demás son elementos que permiten el desempeño de la oferta. El que no lo entienda de esa forma, no tiene la misión cristalizada ni la clarividencia para administrar el sector.

Para comprender el tema, citemos ejemplos: El atractivo más visitado en Panamá es el Canal. Sin lugar a dudas, ocupa un sitial central en la venta de nuestras particularidades. El año pasado se celebró el quinto centenario del descubrimiento del Océano Pacífico con una serie de conferencias y costosas actividades que no aportaron mayor visión ni señuelos al turismo.

Aprovechando esas efemérides, lideramos la primera expedición de empresarios que escalaron el cerro Pechito Parao, en Darién, sitio donde Balboa avistó el majestuoso golfo de San Miguel y en el que se respira la historia universal que va más allá de Darién y de Panamá, por tratarse del acontecimiento que revolucionó el comercio mundial.

Al indagar durante mis frecuentes conferencias a profesores y estudiantes de turismo de las universidades cuántos conocen Darién, una que otra tímida mano se eleva. Esto porque el currículo de turismo se enfoca en desarrollar saloneros y mucamas, uno que otro mando medio, pero no guías con pleno conocimiento de la geografía nacional. El establecimiento y venta de la trocha de Pechito Parao como paraje turístico harto histórico y altivamente precioso, es algo que ni Cancún ni Costa Rica pueden jamás ofertar. Se trata de un magneto obligatorio, a la par del Canal, que crearía una importante fuente de riqueza en la provincia más grande y en mayor abandono de la república, lo que sería excusa para su pleno desarrollo.

El turismo ha sufrido una equivocada orientación capitalina en perjuicio de las provincias. ¿Por qué viene el extranjero a Panamá? Primero, interpongo la apreciación publicada en The New York Times que describe a este país como “una vergüenza de belleza natural”. Esto lo complemento con el comentario de un ingeniero de Malmo, Suecia, a quien conocí en San Ignacio de Tupile –islote en el corazón de San Blas– donde participé en el Congreso General Guna. Él afirmó que la razón primordial de su visita anual, en compañía de su esposa y tres hijos, era: “deseamos mantener vivo el contacto con la naturaleza”.

El atractivo folclórico de la península de Azuero, que martillé sin descanso durante mis palabras introductorias en la reciente inauguración del proyecto Cubitá en Chitré, debe recaer sobre un Museo de la Pollera. Un proyecto empolvado a raíz de la intervención de los políticos, pero que surgiría como un hechizo para frecuentar Las Tablas, más allá de los días de celebración de los carnavales.

Una ciclópea paella, la mayor en la historia nacional, confeccionada en Volcán por una docena de chefs originarios de los países que aportaron mano de obra para la construcción del Canal, me obligó, en mis palabras de fondo la semana pasada, a resaltar la pasión de Patricia Miranda Allen por brindarnos el evento más original en la celebración del centenario del Canal.

¡Turismo es pasión, emprendimiento y actitud! La industria reclama auténticos líderes que con entusiasmo, sencillez y ejemplo, impulsen a las nuevas generaciones al pleno desarrollo de sus capacidades. Líderes cuyo norte sea el servicio, no servirse; cuya verdad sea el trabajo sin más dilación que entonar las sagradas notas del himno nacional, y cuyo amor al terruño provoque intimar su esencia, su cultura y su muy particular historia, que lo convierte en un sagrado altar del universo. Hay que sentir orgullo por ser hijos de la pica y la pala, del cantar de los gallitos y del inconfundible matinal aroma a leña y café que respiramos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código