PLAN DE GOBIERNO

Colón Puerto Libre, ¿para quién?: Jorge Luis Macías Fonseca

En 1992, mediante la Ley 29 de 30 de diciembre, se adoptó para la provincia de Colón el sistema especial de puerto libre. Debo señalar que la indicación de la norma es referida a la provincia, en su conjunto, y no de manera particular a la ciudad de Colón, por lo que habría que pensar que su implementación se iniciara por la ciudad para luego hacerla extensiva al resto de la provincia.

Después de más de dos décadas de promulgada la mencionada ley, los gobiernos no hicieron nada por hacerla buena, y no es sino ahora, con la administración que apenas comienza, cuando se retoman las acciones para concretar esta iniciativa. Las interrogantes que surgen se refieren a las razones que pudieron conducir a su retraso, como también aluden a la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón, porque destacó a uno de los líderes de la jornada de rechazo a las ventas de terrenos en esa zona franca, precisamente, ahora que el Gobierno se empeña en hacer el puerto libre. Tal vez, en este caso, se busca tener todas las condiciones favorables, tomando en cuenta también que la Asociación de Usuarios, junto con la Cámara de Comercio de Colón, es fuerte impulsor de ese proyecto.

Quienes encuentran en el puerto libre la salvación de Colón, sustentada sobre una extraordinaria bonaza económica que se ha de producir con la llegada de los cruceros y la afluencia de turistas que harían compras al detal, gozando de los mismos beneficios fiscales aplicados a la zona franca, poco o nada se plantean sobre lo que ha de representar de positivo para la población. Y es que en el fondo es un proyecto para el extranjero, en asocio con los intereses empresariales. Se trata otra vez del consabido discurso ensoñador de los gobiernos, que representan esos intereses, diseñando fórmulas para protegerlos y fortalecerlos.

La discusión que no se ha dado debe con urgencia plantear qué beneficios se derivarían para los humildes hombres y mujeres de la provincia. Otra vez, los intereses económicos pesan y, como otrora, ahora les importa apoderarse de la ciudad para hacer lo que consideran lo propio.

En 1980, Raúl Alberto Leis (q.e.p.d.), en un ensayo de su autoría titulado Colón en el ojo de la tormenta, demostró que el puerto libre era una falsa alternativa. Conviene reproducir algunos de sus señalamientos, que deben alertarnos sobre lo que se propone con ese proyecto: “Colón sería un área de diversión, un distrito de entretenimiento, pletórico de bares, prostíbulos y vicios para el turista, del cual no se escaparía el colonense. Ciudad sometida a un estricto control policíaco para hacerla segura a los gustos de los visitantes... Con la ciudad libre, se convertiría en un territorio segregado, pivote del comercio multinacional extranjero. Ciudad de prostitutas, mercaderes y policías. Ciudad del contrabando. Ciudad de los ricos y medios ricos con trabajadores de poca calificación y bajos salarios, viviendas a kilómetros de distancia... Ciudad sin lazo con su provincia. Sin vínculos con el país. Mirando hacia afuera. Hong Kong de barrios lujosos, de turistas de un solo día, ciudad sin identidad cultural. Bazar y ergástula. Los muy ricos y los muy pobres. Ciudad biónica. Ciudad de plástico”.

La pregunta correcta es: ¿Puerto Libre para quién?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código