CALIDAD UNIVERSITARIA

Reacciones ante los cambios: Mariana A. de McPherson

Es oportuno recordar que al iniciar algo por primera vez, generalmente se rompen esquemas, paradigmas, se extrae de la zona de confort a personas y grupos, hay que aprender nuevas formas de hacer, gestionar o convivir, entre otras, y por ende, como con todo cambio, se produce estrés. Esto para algunos es un reto, un desafío, una oportunidad y, para otros, una amenaza o un riesgo. Y se reacciona en consecuencia.

Enfrentar, con gallardía, nuevos retos que benefician a la sociedad, aunque ellos sean impuestos con carácter legal, mejora nuestra calidad de vida. Esta mejor calidad de vida no es tener más, es saber hacer más y mejor, convivir en paz y tolerancia, valorar las diferencias de los demás, reconocer las fortalezas de los otros, compartir y trabajar para el bien común.

Esta calidad de vida consiste en mantener un balance entre el trabajo o el estudio, el aspecto afectivo que implica la familia o los seres queridos, y la recreación que significa hacer lo que nos gusta y que, por lo tanto, nos reduce el estrés.

Mantener ese balance significa ser feliz con uno mismo y hacer felices a los que nos rodean, lo cual implica mantenerse orgulloso de lo que hacemos y ser un ejemplo para los demás. Tener aspiraciones de desarrollo y mantener la perseverancia y la pasión requeridas para lograr los objetivos que se tienen como ciudadano, son parte del éxito y la calidad de vida.

Por lo anterior, el Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria de Panamá se ha mantenido en sus esfuerzos por mejorar la calidad de la educación superior. Hay oportunidades de mejoras y hay logros que ya se evidencian en la educación superior. Nuestro país cuenta con muchos rectores que han enfrentado estos retos de mejora continua y se han comprometido en adoptarla como forma de gestión universitaria. Sin embargo, como se advierte en el primer párrafo, los que ven estos cambios como una amenaza a sus inversiones, insisten en unir esfuerzos para mantenerse en su zona de confort, magnificar las oportunidades de mejora y cegarse a los logros o minimizarlos. Esto puede resultar en seguir “formando profesionales” que no pueden sustentar sus títulos, porque no han adquirido los conocimientos ni desarrollado las habilidades, destrezas y actitudes que deberían tener al graduarse de una universidad.

El mayor logro de estos procesos es que las universidades se han conocido internamente, han “arreglado la casa” de manera participativa y mejorado lo necesario para alcanzar los estándares establecidos para acreditarse. Si no lo han hecho de esta manera, les será difícil lograr que todos sus estamentos participen en el plan de mejoramiento. Esto es así porque, al final de cuentas, lo más importante no es la acreditación. Esta es el resultado de un proceso de autoevaluación bien realizado y de un plan de mejoras en el que todo el personal se siente involucrado. Muchas de las universidades acreditadas lo han hecho de la manera correcta y se “sienten” diferentes, en un “ambiente” diferente, con gran sentido de pertenencia y eso es lo que hace que la gente se “ponga la camiseta” y trabaje como parte del equipo para mejorar su universidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código