CRÍTICA

Rechazo al paternalismo estatal: Gil Moreno

La Constitución Política de Panamá, en su artículo 60, dice: “El trabajo es un derecho y un deber, por tanto, es una obligación del Estado elaborar políticas económicas encaminadas a promover el pleno empleo...”.

Sería saludable que en este país nuestro todo el que pueda trabajar lo haga con dedicación, porque el trabajo es una bendición.

Nadie se opone a que se le conceda una pensión a los ancianos que se encuentren desamparados y en condiciones de pobreza extrema, ni a una beca a estudiantes provenientes de hogares humildes que hayan obtenido buenas calificaciones, pero debemos recordar que este tipo de medidas paternalistas deben tener un límite.

Al paso que vamos, llegará el día en que el Estado no podrá soportar más esta carga, porque la población será mayor, las necesidades de los pueblos irán en aumento, lo mismo que las expectativas de vida de las personas.

Ricardo Martinelli, en su afán de ganar popularidad y proyectarse como el mejor gobernante de todos tiempos, repartió (como si fuera una piñata) toda clase de subsidios a personas necesitadas.

Es cierto, pero me parece que se le pasó la mano, no eran dineros suyos ni de sus empresas, era el patrimonio de los contribuyentes los que estuvo regalando sin ningún control.

Es una realidad escalofriante que existen en Panamá alrededor de 120 mil jóvenes, de ambos sexos, que no estudian ni trabajan. La pregunta que nos hacemos es ¿qué hacen? Muchos de ellos provienen de hogares destruidos en los que no existe la figura del padre y, a veces, ni la de una madre seria y responsable.

Por otro lado, las estadísticas indican que hay cientos de niñas que se salen de las escuelas porque quedan embarazadas. ¿Qué porvenir le espera a esos niños en esta época en que el costo de la vida y los servicios básicos se encarecen cada día más?

Es vox populi que en la agenda política se discuten proyectos que pretenden incrementar los subsidios. Se quiere subsidiar a estudiantes de escuelas nocturnas (entre otros ), a los expandilleros, a las mujeres embarazadas, muchas de ellas adolescentes.

Toda persona sensata que se ha esforzado para mantener un hogar y educar a sus hijos, a base de esfuerzos y sacrificios, debe saber que el paternalismo es malo. Nadie que sea dependiente de alguien llega a progresar.

A modo de moraleja, el paternalismo casi siempre es perjudicial porque hace que la gente se vuelva floja y perezosa. Al no trabajar ni producir, la economía se resiente, se eleva el costo de la vida y se producen otras calamidades.

Muchas veces quienes reciben subsidios se echan a dormir en una cama, a la espera de las migajas que el gobierno le da.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código