EL RENACER DE LA CIUDAD DE PANAMÁ

Recordar es vivir: Yoli Llinás de Fábrega

Para comprender los hechos históricos no hay como contrastarlos con diferentes cronistas e historiadores. Este es el caso de la impresión que tuvieron en mí los relatos sobre el ataque a la ciudad de Panamá y su rápido renacimiento, al cabo de dos años, en el sitio del Ancón, que hoy conocemos como el barrio de San Felipe. (Ver: Historia General de Panamá, director A. Castillero C.).

El 28 de enero de 1671 fue la tragedia, anunciada un año antes, mientras gobernaba el presidente Juan Pérez de Guzmán. Fue el mismo Pérez de Guzmán quien dio órdenes al capitán de artillería de volar el polvorín y de colocar barriles de pólvora en lugares estratégicos de la ciudad, para hacerlos detonar, si entraba el enemigo.

El enemigo entró y se tomó la ciudad, y no es difícil imaginar el escenario relatado. Por un lado, los piratas asesinando a los vecinos, capturando prisioneros o buscando, entre las ruinas, alimentos y tesoros. Por otro lado, la gente defendiéndose, a la vez que tratando de apagar el fuego para que no se quemaran sus pertenencias.

Tras las primeras explosiones, el fuego empezó a abrazarlo todo, en medio de un caos infernal.

La más importante tarea asignada a Antonio Fernández de Córdoba, el nuevo Presidente, gobernador y capitán general que nombró la Corona en reemplazo de Pérez Guzmán, consistió en restaurar el orden, devolver la confianza a los vecinos, consolidar las defensas, reedificar el Castillo de San Lorenzo y reconstruir la ciudad.

Ningún Presidente anterior había tenido una misión de tamaña magnitud. Fernández de Córdoba, al evaluar hechos, pudo comprobar la desmovilización de la población debido al hambre, a la falta de techo, además de quedar desolada por la pérdida de sus parientes y propiedades, en medio de una gran epidemia que causaría más muertes.

¿Cómo hacer esta tarea, en dónde nada más que en pérdidas de vidas humanas, se calculaban 2 mil personas muertas, más de la mitad de la población?

Mientras tanto, el virrey Conde De Lemos, involucrado en la magnitud de la tragedia, ordenó dos misiones fundamentales al Oidor Marichalar, mientras llegaba Fernández de Córdoba a Panamá: mudar la ciudad al sitio de Ancón y solicitar al Gobernador de Cartagena que enviara a Panamá al ingeniero militar Juan Betín, para que se encargara de la delineación de la nueva ciudad y de sus fortificaciones. Esta solicitud era respaldada por un testimonio erudito, que le había pedido el virrey al cosmógrafo mayor de Indias, capitán Francisco Ruiz Lozano.

El presidente Fernández de Córdoba, llegado a la ciudad devastada, había instalado el gobierno en las Casas Reales, cuyas paredes malamente se mantenían en pie. Allí acomodó la Audiencia, el Cabildo y empezó a trabajar.

La acumulación de evidencias sugiere que la Corona tenía el propósito de rescatar a Panamá, alentando a los vecinos para que reiniciaran su vida, reconstruyeran la ciudad convirtiéndola en un bastión militar, y el propósito de ofrecer a los empobrecidos vecinos la oportunidad de recuperarse económicamente, dedicándose a sus actividades tradicionales: el transporte y el comercio. La mudanza se convirtió en un asunto de Estado, y el oidor Marichalar trajo las esperadas órdenes del virrey para mudar la ciudad. Prevaleció la voluntad de la mayoría, pues había vecinos que se oponían a la mudanza.

El Sitio de Ancón fue recomendado por ser más saludable e ideal para acomodar a una ciudad amurallada. Todos los esfuerzos se concentraron en la nueva ciudad, y así una Junta de Gobierno celebrada en Panamá el 22 de enero de 1672 , elevó a la reina el clamor de que autorizara la mudanza y diera las órdenes necesarias para la fortificación.

Acogiendo estas recomendaciones, la reina envió órdenes al virrey conde De Lemos y a Antonio Fernández de Córdoba, para que procedieran sin demora a realizar el traslado.

Córdoba delineó el primer proyecto de muralla y el trazado de la ciudad, más tarde modificado por los ingenieros Juan Betín y Bernardo Zeballos y Arce.

El 21 de enero de 1673, a dos años de la destrucción de Panamá Viejo, y como queriendo reafirmar la voluntad de renacer, se celebró la ceremonia de fundación. La comitiva se dirigió al centro de la ciudad, donde el obispo bendijo el sitio escogido para la Plaza Mayor y marcó, con cruces, los solares donde quedarían la catedral y el cementerio contiguo. Luego se procedió a repartir los solares de los conventos y edificios públicos, para finalmente distribuir los lotes donde construirían sus casas los vecinos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código