CULPABLES

Reflexiones educativas: Ricardo Gutiérrez

No es mi intención exonerar a la ministra de Educación ni al Gobierno por el vergonzoso espectáculo que se dio con la huelga de un grupúsculo de llamados profesores, quienes se mantuvieron sin dar clases casi un mes, afectando a más de 20 mil estudiantes. ¡Aquí todos somos culpables!

El abanderado del pacifismo mundial, Mahatma Gandhi, decía: “Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala, es el silencio de la gente buena”. Y salvo la honrosa excepción reciente de un comentarista que señalaba lo mismo y de algunos comentarios, también respetables, de personas honestas, los demás nos hemos limitado a “mirar los toros desde la barrera”.

Considero que hay dos tipos de profesionales que, por principio, no deben hacer paros. Ellos son los médicos y los profesores, porque la “materia prima con la que trabajan” son seres humanos, no materiales como el cemento, madera o el acero.

No exonero a la ministra, porque es su deber y responsabilidad seleccionar debidamente a los educadores por su idoneidad y vocación, características que a mi juicio son desconocidas por no pocos trabajadores-docentes. Me gustaría preguntarle, de forma respetuosa, si los planes de estudio contemplan actividades y programas que estimulen la lectura, inculquen la moral y las buenas costumbres en los educandos y vayan acorde con las actividades futuras previstas para la nación, y si hay cursos regulares para la superación de los profesores en el aspecto pedagógico y profesional durante parte de sus vacaciones, pues hay que recordar que ellos son los trabajadores que más vacaciones disfrutan en el año.

¿Por qué no se atiene a ley y se actúa contra la minoría que perjudica grandemente el desenvolvimiento normal del curso académico?

¿Por qué no se estudia la posibilidad de aumentar el sueldo de los profesores y maestros para que vaya acorde a los parámetros internacionales, pero garantizando mediante normas, también internacionales, la idoneidad profesional, pedagógica y humana de cada uno y su superación regular y normada?

No exonero al Gobierno, porque conoce perfectamente las leyes (lo que se puede hacer y lo que no), sin embargo permite el bloqueo de las calles, con perjuicio a terceros, además del vandalismo contra la propiedad privada. ¿A qué le teme?

No exonero a los huelguistas, porque al margen de lo justo o no de sus reclamos, afectan a la mayoría de los habitantes del país, de forma irreversible.

Por último, exhorto a “los buenos” ciudadanos, que somos casi todos, a entender que no es momento de soslayar, sino de actuar de frente y repudiar estas vergonzosas irregularidades.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código