REFLEXIÓN

Regalo de Navidad: Robin Rovira Cedeño

Otra Navidad está por llegar y propicio es el momento para que recordemos el propósito de ella, a saber, celebrar el nacimiento del Niño Jesús.

Se dice que unos Magos vinieron del Oriente y le ofrendaron al Niño oro, incienso y mirra. En este punto del relato cabe preguntar: ¿Qué podríamos ofrendarle nosotros?

Mi regalo sugerido es colocar ante el altar del niño de Belén nuestro albedrío, para actuar de acuerdo a lo que es correcto. El problema es que (hablando en forma general) nos cuesta discernir lo correcto, pues cada día nos alejamos más de la fuente de la sabiduría, que es Dios. Es decir, en la medida que nos alejamos, perdemos comunicación con él, por ende, discernimiento.

Al hablar de esto, recuerdo algo que una vez escuché: “Cuando un ejército invade un país, lo primero que hace es destruir las vías de comunicación. Reinará, entonces, el caos y la toma del país será inminente”. Deduzco, entonces, que el mejor regalo que le podemos dar al Niño Jesús en esta y en todas las navidades es no perder esa comunicación.

¿Cómo perdemos la comunicación que debemos tener con él? Retomemos el ejemplo citado, las vías de comunicación que un ejército destruye al tomar un país son las órdenes que se imparten desde el cuartel central al resto del ejército. De igual manera, las vías de comunicación que el enemigo de todo lo correcto destruye al tomarse nuestras vidas son los pensamientos que fluyen desde nuestro cerebro (el cuartel central) al resto del cuerpo o familias.

¿Por qué cree, usted, que el enemigo de todo lo correcto nos incita al consumo de licor, drogas y de todo tipo de cosas que enajenan nuestra mente? Obvio, para que perdamos el discernimiento o la capacidad de comunicarnos con Dios, y afectar a familias y aún naciones enteras.

La buena comunicación con el Niño de Belén nos permitirá ver lo correcto y ello traerá, como consecuencia, familias y naciones sanas. Yo salgo a trabajar todos los días y, desde que abordo el bus, veo gente que tira basura y hasta a hombres que orinan en plena vía, a la vista de todos.

Hace unos meses, en un programa radial escuché a un padre de familia que se quejaba porque en un sector por donde pasaban las madres y los niños camino a la escuela, algunos hombres acostumbran orinar, sin la menor consideración, convirtiéndolos en obligados espectadores de tan bochornoso espectáculo. ¿Por qué nadie hace nada? ¿Estarán esos hombres en su sano juicio? ¿Podrán ellos contribuir a un país mejor?

Reflexionemos, entonces, en la importancia de darle al Niño de Belén el mejor regalo, el de mantener una buena comunicación con él.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PRD PIDE INVESTIGACIÓN Varela dice que es víctima de un ataque político

El mandatario planteó que a veces le gustaría ser candidato o un ciudadano más para poder defender su verdad y su historia de vida pública.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código