LEYES Y REGLAMENTOS

Reingeniería de la responsabilidad: Edgardo Lasso Valdés

Las sociedades o grupos de personas –que por nacimiento o afinidad conviven en determinadas áreas del globo terráqueo– se han visto en la necesidad de aprobar reglas y leyes y están obligados a acatarlas, sin excepción, para convivir en sana armonía y paz social.

Dentro de los lineamientos aprobados, está el sistema para la escogencia de las personas que tendrán la responsabilidad de administrar, con sapiencia y transparencia, los fondos recaudados de todos los residentes. Los llamados impuestos o cargas impositivas deben ser utilizados para cubrir las prioridades de la propia comunidad, en su salud, educación, bienestar social, con énfasis en la ayuda a los más débiles y necesitados.

Se aplican impuestos sobre todo acto o actividad de índole comercial que rinda algún tipo de ganancias a quién la realiza.

Así mismo, se aplican costos obligatorios a los dueños de vehículos a motor, por transitar en las vías públicas construidas con el producto de los impuestos recaudados por otras fuentes.

La teoría financiera está diseñada con base a las experiencias prácticas de los países del llamado primer mundo. Entre otras funciones, propias del cargo de administradores de cada país o conglomerado de ciudadanos, está las de ser custodios del estricto cumplimiento de todas las leyes y reglamentos.

En nuestro pequeño país todavía se notan fallas muy notorias en la aplicación práctica de sanciones a quienes incumplen las reglas. Un elevado número de vehículos de transporte de pasajeros, tanto públicos como privados, transita por todo el país con placas de circulación vencidas, que deben ser renovadas todos los años mediante el pago correspondiente de los impuestos aplicables, según el tipo y su uso cotidiano.

Los hombros de las carreteras, que deben permanecer libres de obstáculos, son utilizados por conductores irresponsables para rebasar a otros autos en las concurridas vías, siendo los causantes de lamentables accidentes.

Los cruces de vías automovilísticas, que también deben estar libres, son obstruidos por ciudadanos inescrupulosos, impidiendo con ello el libre tránsito de los vehículos. Las señales de tránsito, controladas por semáforos colocados en lugares estratégicos para ayudar a los conductores a movilizarse en forma segura por las diferentes vías, son ignoradas por algunos irresponsables, con el consecuente riesgo de accidentes fatales.

Es obvio que las autoridades gubernamentales no hacen cumplir las leyes ni los reglamentos vigentes, por lo que es imprescindible una reingeniería práctica para que, tanto las autoridades como la comunidad en general, nos hagamos el propósito de acatar, sin cuestionamientos inexcusables de ninguna índole, todas las leyes y reglamentos, como la única vía para una verdadera convivencia pacífica.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código