POTENCIA COMERCIAL

Reinventemos la Zona Libre de Colón: Dovi Eisenmann

La Zona Libre de Colón (ZLC) es uno de los principales pilares de la economía de Panamá. En ella operan unas 2 mil empresas, la mayoría con vitrinas que ofrecen, a crédito, productos comerciales para todos los gustos. Emplea a más de 30 mil personas de forma directa y recibe unas 150 mil visitas por año, sin embargo, registra un descenso en sus ventas y en volúmenes de movimiento por toneladas métricas de importación y exportación. Hay dos factores principales que afectan su actividad comercial: las imposiciones tributarias de Colombia y la capacidad de pago de Venezuela. En consecuencia, se observa una tendencia “negativa” que preocupa y debe alertar tanto al sector Gobierno como al privado.

La Zona Libre aporta al PIB el 8% de la economía nacional, precisamente, por esto se le considera como un pilar de la economía panameña, sin mencionar a las miles de personas que, directa e indirectamente, se benefician de la actividad que genera.

¿Qué podemos hacer para revertir la tendencia negativa que registra? Hace unos meses conocí y atendí a un inversionista que visitó Panamá, “el ombligo de América”. Dentro de su agenda estaba conocer la ciudad de Colón, la Zona Libre y todos los elementos logísticos que la conforman. Al llegar, inmediatamente notó la transformación “forzada” al sector logístico que se ha tomado la ZLC, la segunda más grande del mundo (la primera es Hong Kong ). Anotó, también, que no ha crecido estructuradamente para atender el mercado al que ha sido empujada, debido a las ventajas que ofrece naturalmente.

Con una simple visita a la zona es fácil ver a las principales empresas de logística 3PL (proveedor de logística para terceros) y multinacionales de marcas reconocidas en el mundo, que se han establecido y, desde ahí, apuestan a la distribución de su inventario. Hay variedad de opciones en rutas marítimas, aéreas, terrestres y multimodal, que brindan acceso expedito a los mercados del Caribe, Centro y Sur América. Beneficiados, principalmente, por nuestra posición geográfica y el Canal de Panamá. Sin embargo, si revisamos la Ley Orgánica de la Zona Libre de Colón, creada en 1948, y las modificaciones que se han hecho en algunas tasas impositivas, regulaciones tributarias y las condiciones que tienen hoy día este tipo de empresas para operar dentro del área franca, muy pronto estas se verán forzadas a buscar otros centros logísticos donde puedan establecer su operación logística de forma más eficiente.

Es importante reinventar lo que ya existe, adaptando la ZLC con una visión a largo plazo; implementado tecnología, infraestructura enfocada a las mejores prácticas en materia logística y de distribución; estableciendo leyes, contratando a los mejores en la industria “profesionales y no políticos” que cuenten con la experiencia para realizar esta tarea; haciendo mercadeo y promoviendo la zona en ferias internacionales; haciendo de esta zona (no solo en territorio) la más grande del continente, la más eficiente y colocándola a la vanguardia en un escenario donde todos puedan crecer de forma eficiente, basada en su capacidad de producción y sus ganas de trabajar.

Tenemos un diamante en bruto, solo debemos pulirlo lo suficiente con las herramientas necesarias para que brille de aquí al resto del mundo. No podemos olvidar que para que todo esto sea posible se necesita invertir en la parte social, es decir, en la educación y la calidad de vida del recurso humano que rodea a la ZLC. Para esto hay que modernizar la ciudad de Colón, catalogada en el año 2009 como la ciudad más peligrosa del hemisferio, lo que contrasta con el área franca. Se debe trabajar en programas con altos estándares enfocados en las áreas a desarrollar (logística, puertos, turismo, ventas), garantizando así un recurso humano eficiente, con sostenibilidad económica –sin olvidar la seguridad ciudadana– demostrando que hay trabajo y oportunidades para todo el que quiera aprender. La aplicación de las leyes para aquel que desaproveche estas ventajas y delinca, se debe hacer con mano dura, pero con un sistema penitenciario que le permita educarse, trabajar y hacer algo útil, para él y la sociedad, mientras cumple su condena.

Colón cuenta con el puerto de cruceros, el aeropuerto internacional, puertos de carga, la Zona Libre, una refinería en potencia, la fábrica de cemento y otros proyectos más que convierten a esta ciudad en una potencia comercial. No hay que buscar proyectos nuevos, solo debemos trabajar con los que ya tenemos y reinventarlos para que funcionen de una manera más eficiente.

¡Hagamos de Colón y su gente la tacita de oro!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código