FERIA DEL LIBRO

Retos y desafíos de la literatura: Ileana Gólcher

Desde el año 2003, cuando Panamá desarrolló la primera feria del libro, anualmente se convoca en el Centro de Convenciones Atlapa uno de los encuentros más relevantes para medir el interés por la literatura y la cultura. Escritores, conferencistas, editoriales, librerías, instituciones vinculadas al libro y público en general disfrutan de una semana para valorar la creatividad literaria.

Es posible medir su éxito por diversos indicadores, como el número de asistentes, cada año en aumento; la cantidad de libros vendidos y leídos; los conferencistas, tanto nacionales como internacionales; los estudiantes que acuden entusiasmados para participar en los talleres y actividades de promoción de la lectura; los nuevos autores y temas en una época de globalización, en fin, la lista es extensa.

A nuestro juicio, el Estado como ente rector de la educación y la cultura, bien podría contribuir de manera más efectiva y aportar los fondos suficientes para permitir que participe mayor cantidad de público, sobre todo de los sectores populares.

Un factor que impide a las librerías mejorar el precio de los libros es el alto costo que deben pagar por el metro cuadrado que ocupen sus mostradores en el evento, así como los gastos de movilización y transporte del personal, equipo y material promocional, entre otros. Todo esto se traduce en que la oferta de la feria no tenga un precio distinto al del mercado local.

Se requiere, con urgencia, iniciar el recuento bibliográfico nacional, tal como lo han hecho varios países latinoamericanos, que se distribuye gratuitamente en soporte digital.

La producción bibliográfica nacional –aún limitada– (815 títulos registrados con el Número Estándar Internacional de Libros en el año 2012) se ve impactada ante la cantidad de ofertas de las editoriales extranjeras. Urge entonces que el Ministerio de Educación asuma su responsabilidad histórica y vuelva a someter a la consideración de la Asamblea Nacional, el anteproyecto de ley de fomento de la lectura, del libro y de las bibliotecas, elementos clave para resolver el problema de la comprensión lectora de los estudiantes de todos los niveles educativos y de la sociedad en general.

La Feria del Libro se insertaría así en un conjunto de iniciativas que estimulen el interés, como el Plan Nacional de Lectura, productividad editorial, la reapertura de las librerías, reimpresión de sus libros históricos, la presencia de mayores casas editoriales, el incremento de los círculos de lectura y actividades afines, para la conformación de ciudadanos con sentido crítico de su realidad y más participativos en el rumbo del país.

Este resultado lo han logrado Colombia, Argentina, Chile y México, en donde se publican verdaderas joyas editoriales, se ha fortalecido la economía y los escritores son protagonistas de primera línea dentro de la vida nacional.

El nivel de desarrollo económico del país no solo debe medirse por la cantidad de sus edificios, también por su productividad bibliográfica, el respeto a su clase intelectual, el debate de sus problemas nacionales, la calidad de sus librerías, y las fronteras que logran atravesar sus escritores, y por la formación intelectual de sus dirigentes.

Debe ser motivo de entusiasmo que este año, el invitado sea España, que a pesar de sus limitaciones económicas ha logrado consolidar su prestigio como uno de los grandes centros productores de libros.

Es de justicia reconocer el loable esfuerzo de los fundadores y actuales organizadores de la Feria del Libro y de las entidades que apoyan esta iniciativa cultural, que privilegian el sitial del libro para lograr un país con mejor calidad de su sistema educativo. Es urgente escribir nuevas obras y que formen parte de los programas de estudio del sistema educativo, hoy por hoy, en franco retroceso ante la censura curricular, el escaso apego a la ley de derecho de autor, la desaparición progresiva de sus librerías, la piratería, y el escaso debate nacional, carente de investigaciones y publicaciones que privilegien lo panameño.

Uno de los saldos pendientes es investigar con rigurosidad entre el público asistente qué temas son de mayor atractivo, géneros literarios más aceptados, editar las memorias de las ferias anteriores, replicar este evento en otras provincias del país y organizarlo en espacios más accesibles al público, para que el encuentro entre el libro y los lectores se convierta en un verdadero descubrimiento del poder de la palabra, como uno de los activos más relevantes del país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código