FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Trataremos el tema desde las 2:00 p.m.

DERECHO SOBERANO

Romería popular: Vitelio de Gracia Perigault

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205sneR9z.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205sneR9z.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205sneR9z.jpg

He recibido invitación para participar en la romería popular que se desarrollará el martes 18 de noviembre, a partir de las 10:00 a.m. Esta se iniciará en la plaza de Santa Ana, pasará por la plaza de la Independencia, continuará por la plaza Herrera y el cuartel Chiriquí. Recorrido que efectuó el pueblo santanero el 3 de noviembre de 1903, a las 5:00 p.m., para exigir armas y garantizar la proclamación de la nueva república. Se trató de un movimiento de épicas consecuencias que nos concedió el derecho a ser y llamarnos “panameños”, con mucho orgullo.

El manifiesto de la invitación señala: “En estos tiempos en donde se desnacionaliza la economía, las costumbres, los valores, el civismo y se desconoce la historia nacional, es cuando más debemos los panameños, cantar, enaltecer y proclamar nuestra existencia vital de panameños”. Cuanta verdad encierra este razonamiento; hemos olvidado a Panamá y nos volcamos en la política y las banalidades que ella esconde. Ya no hay patriotas ni quien defienda la nacionalidad ni las tradiciones propias del país.

De esta ausencia de leales a la panameñidad se genera el audaz pronunciamiento del senador estadounidense, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, que más que un comentario al aire, en violación de nuestro libre albedrío y soberano derecho de escoger a quién invitamos a nuestro país, nos exige –en nombre de la democracia– que no invitemos a Cuba a la VII Cumbre de las Américas que se realizará aquí en abril de 2015. Y para añadirle insulto a la injuria, otro enviado de menor rango señaló que sería un atentado a la democracia invitar a Cuba, porque en esa isla no se practica este sistema. Solo le faltó exigirnos que nos sumemos al criminal embargo económico –de medicinas y alimentos entre otros– que Estados Unidos le impuso a ese país desde hace más de 40 años.

Encuentro oportuno señalar que no soy fanático de Fidel, Raúl, el Che ni de ninguno de los que violentó el estado constitucional y la democracia en Cuba, pero eso no me da el derecho a matarlos de hambre, de enfermedades y sabrá Dios de qué cosas más.

Mediten sobre el doble discurso de algunos políticos estadounidenses que mientras mantienen “relaciones diplomáticas y comerciales” con Rusia, China, Vietnam y otras potencias mundiales, hasta no hace mucho nos “prohibían” establecer relaciones con esos países. Eso no es democracia, es absolutismo, imposición y una grave falta de respeto a nuestra soberanía. Así como hemos criticado y condenado el socialismo salvaje que ejercen países del entorno latino en nombre de la democracia y en ejercicio del derecho soberano, rechazamos todo sometimiento a los deseos de funcionarios –subrayo, funcionarios– de Estados Unidos y de cualquier otro país que quiera imponer su apetito por mantener marginada a Cuba del concurso de las naciones latinoamericanas.

Escuchamos a la ministra de Relaciones Exteriores expresar, con diáfana claridad, la posición de Panamá ante el diferendo que vivimos con Colombia; creemos que así se hace patria, no rindiéndose antes exigencias insensatas. Panamá no cederá ante amenazas ni presiones, solo con un diálogo justo y soluciones consensuadas nos sentamos a negociar, además basados en el mutuo respeto... Así entendí el planteamiento de la ministra y vicepresidenta constitucional.

Señalan los gestores de la romería patriótica que en 1840 el general Tomás Herrera proclamó el Estado libre del istmo. Pocos conocíamos este significativo hecho histórico que culminó con nuestra total y definitiva independencia el 3 de noviembre de 1903. Finalmente, y para gloria de todos los panameños, esta se perfeccionó el 31 de diciembre de 1999, para jamás volver atrás.

Son muchos los gestores de esta feliz y patriótica iniciativa; el nervio y motor es Olimpo A. Sáez. Invito a todos los panameños deseosos de históricas vivencias patrióticas a que asistamos a la romería. Estudiantes, profesores, trabajadores, profesionales, gremios, asociaciones cívicas, todos por Panamá, tenemos el derecho y la obligación de revivir la gesta patriótica de 1903.

¡Así lo percibo, así lo escribo!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código