MEMORIA HISTÓRICA

Ruta 2014: Panamá, ¡prohibido olvidar!: Guido Spadafora

En mayo próximo le corresponderá votar, por primera vez, a más de 300 mil nuevos ciudadanos. Son jóvenes que nacieron años después del fin de la dictadura de Manuel Antonio Noriega, en 1989, y como aún los textos escolares no cubren ese oscuro capítulo de la vida republicana, es probable que ellos no sepan lo que ocurrió en Panamá, ni tengan las herramientas para detectar los elementos que caracterizan el inicio de una nueva dictadura.

Durante su régimen, Noriega designó y obligó a renunciar tanto a presidentes de la República como a ministros de Estado, y forzó al exilio a los empresarios e intelectuales que se le opusieron. Entonces, no existía la separación de poderes y con una llamada telefónica, él ponía a temblar a la Corte Suprema, al Tribunal Electoral, a la Asamblea Nacional, a los miembros del Gabinete y a todo el que no siguiera su línea. Controlaba todo el aparato estatal, así como el narcotráfico en el país. Sabemos, además, que asesinó y desapareció a varios líderes opositores. Fueron tiempos muy oscuros para la nación. Todo acabó, en 1989, tras la invasión estadounidense para capturar y luego juzgar y condenar a Noriega a 30 años de prisión, en una cárcel de Miami.

En 2009, fue trasladado a Francia en donde fue condenado a 10 años por lavado de dinero, pero un juez francés le concedió la libertad condicional, al estimar que había cumplido más de la mitad de su condena, sin embargo permanecería en la prisión parisina de La Santé hasta que se definiera su extradición a Panamá, que eventualmente se dio en 2011. Hoy Noriega purga una condena en El Renacer por los homicidios de mi hermano, Hugo Spadafora, y Moisés Giroldi, así como por la desaparición de otras personas y la violación de los derechos humanos.

En 2009, aprovechándose del voto castigo que el país le dio a Balbina Herrera por ser esbirra de Noriega, Ricardo Martinelli consumó los primeros cimientos de una nueva dictadura en Panamá. No le tomó mucho lograr que 37 diputados de oposición se cambiaran para su bando y asumiera control total de la Asamblea Nacional. Esa mayoría ahora dejó de sesionar para buscar la reelección el 4 de mayo. Martinelli nombró a cinco de los nueve magistrados de la Corte Suprema, y logró la injusta destitución de la procuradora de la Nación, cargo que hoy ocupa otra esbirra de la dictadura militar. Gracias a Dios, solo ha podido nombrar a

La actual dictadura civil no tiene tantos muertos como la de Noriega, pero sí más muertos en cinco años que en los últimos cuatro gobiernos electos democráticamente (KPC, dengue, neonatos, Bocas del Toro y Colón).

Por todo esto, me cuesta entender cómo hoy Luis Eduardo Camacho, José Mulino y Roberto Henríquez, con quienes luché en la Cruzada Civilista, sean los principales voceros y defensores del incipiente régimen dictatorial de Martinelli. Me da vergüenza política ver la forma en que utilizan los métodos dialécticos más rudimentarios para justificar lo injustificable. Y cuando no pueden defender lo indefendible, entonces prefieren evadir las preguntas o, simplemente, guardar silencio. Pero más vergüenza me da ver que otro país europeo es el que toma la iniciativa de investigar un caso de corrupción que involucra a funcionarios públicos panameños. Francia condenó a Noriega por lavar ocho millones de dólares. Hoy, Martinelli es mencionado en el expediente en Italia por una supuesta coima de 18 millones de euros (cerca de 25 millones de dólares). ¿Cuándo será que Panamá podrá ahorrarse esas vergüenzas internacionales y tenga la capacidad que ha demostrado Costa Rica o Guatemala para meter preso a un Presidente corrupto?

Si el CD (Martinelli) se reelige en el poder, logrará nombrar a la totalidad de los magistrados de la Corte Suprema y del Tribunal Electoral, a los dos procuradores, y asumirá el control de la junta directiva del Canal. Me preocupa pensar que tras 25 años de la caída del régimen dictatorial de Noriega, el pueblo caiga en otra dictadura más. Panamá necesita un balance en los tres órganos del Estado. Ese balance solo lo puede conseguir Juan Carlos Varela, pues si gana Navarro correríamos el mismo riesgo ya que él lograría mayoría en el Tribunal Electoral y la Corte Suprema de Justicia. Juan Carlos Varela es el único que puede asegurarse que vivamos sin angustias y sobresaltos, en un país más democrático.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PRD PIDE INVESTIGACIÓN Varela dice que es víctima de un ataque político

El mandatario planteó que a veces le gustaría ser candidato o un ciudadano más para poder defender su verdad y su historia de vida pública.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código