CONVIVENCIA

Salvaguardar el respeto y el honor: Aviva Levy

La falta de respeto gobierna nuestras vidas, pero no nos damos cuenta. El irrespeto está por todos lados y a la vista, nos mira de frente, nos sigue, nos codeamos con él todo el día. Abrimos los ojos y allí está; existirá e invadirá nuestros sentidos mientras lo permitamos.

La lista de formas de irrespeto es larga. Veamos algunas que creo, todos estarían de acuerdo, son notorias y persistentes.

Primero, la gigantesca industria publicitaria nos irrespeta. Siguen en aumento las criticadas vallas, incluyendo las luminosas, que son colocadas en lugares estratégicos para que no las perdamos de vista, especialmente, mientras conducimos un automóvil.

Luego tenemos la famosa basura. Esa misma... aunque me refiero a la que está esparcida por todos lados, no a la que se empaca en bolsas que luego debe ser recolectadas. La basura que adorna las calles, aceras, parques, carreteras, etc., nadie sabe cómo llegó allí ni de dónde procede. En este caso, todos decimos: “yo no fui”. Bueno, si yo no fui, nadie fue y esa basura es solo un espejismo. Pero resulta que ese espejismo adorna la ciudad con un montón de cartones, bolsas, latas, papeles y envases que muestran el logo de los locales de comidas rápidas, de bebidas alcohólicas, jugos, sodas, etcétera.

Quienes arrojan desperdicios a las aceras creen que esa basura desaparecerá por arte de magia o que los duendes limpia calles saldrán y recogerán todo.

Ahora veamos el irrespeto que recibimos de parte de algunos medios de comunicación escritos, que pueden sufrir el mismo destino que una lata de Coca Cola, pero después de revisarlos y de mirar las “lindas” imágenes de mujeres semidesnudas que “adornan” las noticias de acontecimientos nacionales, en su gran mayoría, tragedias y la pérdida de vidas en eventos violentos.

El irrespeto de estos medios no es solo por la publicación de la anatomía femenina, sino por el hecho de publicar imágenes de accidentados, ahorcados, baleados, despachados, etc., sin permiso de ninguna autoridad ni el consentimiento de los familiares de las víctimas.

Aparentemente, muchos ciudadanos somos apáticos, desinteresados y nos importa muy, pero muy poco, el modo en que nos tratamos unos a otros, como pueblo. Si me irrespetan... irrespeto de vuelta y ese círculo vicioso no acabará y no llevará a nada bueno ni productivo.

Si nos irrespetan, es claro que debemos culparnos, porque nunca le hacemos frente o no demandamos el tratamiento que nos merecemos. Pero nunca es tarde y, si no lo hacemos por nosotros, que sea por nuestros hijos.

Un pueblo, una comunidad o país en el que sus integrantes se traten bien es digno del reconocimiento de terceros. Aprendamos a respetar, demandemos un bueno trato y, sobre todo, seamos conscientes de que sin respeto no hay honor.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

OPERATIVO Recuperan el cuerpo de pastor y el de su nieto

Sinaproc recuperó los cuerpos.
Tomada de Twitter @Sinaproc_Panama

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código