AGENDA POLÍTICA

Sandalio huelguista...: Daniel R. Pichel

Por más que uno lo intente, es casi imposible olvidar al amigo Sandalio. Hace apenas unas semanas la Comenenal trató de convocar una huelga que, ante el evidente fracaso que se vaticinaba, cancelaron antes de hacer el ridículo. En ese momento, a pesar de que nadie los apoyaba en su movimiento, insistieron en medir fuerzas con las autoridades hasta el último minuto, cuando era evidente que fracasarían estrepitosamente.

Pero, cuando pensábamos que se mantendrían calladitos por una temporada, el Gobierno cometió el error de proponer la dudosa ley de Asociación Público-Privada que ocasionó que los médicos, encabezados por los del Hospital Santo Tomás, declararan una huelga ante la posibilidad de que se privatizaran los servicios de atención de salud. Una vez comenzada la protesta, los Sandalios agrupados en Comenenal trataron de apoderarse del movimiento sin que, afortunadamente, el resto de los gremios les creyeran.

Pero, las huelgas médicas deben ser analizadas sin pasionismos. En mi opinión, la protesta contra la ley de Asociación Público-Privada es válida. En un país donde los procesos realizados por entidades gubernamentales se caracterizan por ser muy ineficientes, parece lógico que la asociación con entidades privadas, que tradicionalmente funcionan mucho mejor y logran mejores resultados, sea una buena opción. Sin embargo, hay que ser muy cuidadosos en lo que se refiere a dos temas particulares: Educación y salud. Partamos de la base que el Estado tiene la responsabilidad de ofrecer salud y educación a toda la población. No es un tema solamente financiero, sino también de responsabilidad social. Tradicionalmente, cuando la atención de salud se ha “privatizado”, dándole la responsabilidad de atención a empresas aseguradoras privadas, se genera inicialmente una falsa mejoría en la percepción de la atención que reciben los pacientes. Sin embargo, ha sido invariable que, en todos los países donde esto se implementó, después de cierto tiempo la calidad de atención que reciben los enfermos comienza a reducirse progresivamente. Esto, ocurre por varios elementos: Por un lado, la atención de salud siempre va a aumentar sus costos, como consecuencia de desarrollos tecnológicos y de nuevos métodos diagnósticos y terapéuticos. Además, la siniestralidad de estas pólizas “nacionales” suele ser altísima, pues la responsabilidad de brindar atención incluye a toda la población, mucha de la cual padece enfermedades ya conocidas y que, por ser un tema de solidaridad por parte del Estado, deben ser incluidas de forma general en el programa. De allí que, con el paso del tiempo, las empresas requieren hacer ajustes de control de gastos y restricción de procedimientos, para poder mantener su operación y, en muchos casos, no sacrificar su ganancia. En la educación, ocurre algo similar. Un sistema educativo que tiene que generar ganancias para quien lo administra, siempre correrá el riesgo de sacrificar la calidad para mantener la viabilidad financiera.

Dicho esto, sí creo que la forma como se inició la huelga fue un poco precipitada. La percepción general es que los médicos comenzaron un movimiento sin haber buscado opciones menos drásticas previamente, abocándose a la medida de presión directamente. En lo personal, no justifico ninguna huelga médica, porque me parece que va en contra de la razón de ser de la profesión. Si bien, durante estos períodos de protesta se mantiene la atención hospitalaria y de urgencia, son muchísimas las citas de consulta que se pierden y que, de todas maneras, inciden en el desarrollo de interminables listas de espera para realizar procedimientos.

Pero, una vez se llega a un acuerdo con el Gobierno para retirar el tema de salud y educación del anteproyecto para llevarlo a una discusión más amplia, Comenenal (representada en sus tres o cuatro voceros) insiste en mantener una huelga que ya no tenía ninguna razón de ser.

Lo que ocurre parece ser mucho más complejo. Desde hace ya varios años, Sandalio (digo, Comenenal) no parece tener como prioridad resolver problemas de los médicos. Lo que da la impresión es que se ha convertido en uno de los tentáculos de Frenadeso, que requiere de que todo funcione mal para obtener viabilidad política. Así, junto con la Asociación de Profesores y Suntracs, son los cuatro dirigentes de Comenenal quienes dicen representar a todos los médicos del país en cada movimiento desestabilizador que se les ocurre. Esta labor es tan evidente, que uno de los coordinadores de Comenenal es el presidente del partido que está tratando de inscribir Frenadeso.

Lo que está ocurriendo en nuestra medicina es que un grupo de Sandalios, con una muy clara agenda política ha (como dice un colega muy observador) secuestrado la marca Comenenal para obtener un beneficio político. Esta gente estoy seguro que no representa con su discurso ideológico la forma de pensar de la inmensa mayoría de los médicos panameños. Sin embargo, mientras los médicos agremiados no les pongan un alto definitivo, estos tipos seguirán en su clara tarea de deteriorar cada vez más la imagen de los profesionales de la medicina.

Esperemos alguien les ponga un alto... Antes que sea demasiado tarde.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código