EL MALCONTENTO

Secretos a voces: Paco Gómez Nadal

Secretos a voces: Paco Gómez Nadal Secretos a voces: Paco Gómez Nadal
Secretos a voces: Paco Gómez Nadal

Cuando trabajaba como periodista diario en Panamá, siempre me sorprendió cómo las noticias tremendamente escandalosas pasaban, sin pena ni gloria, por la opinión pública que se indignaba, como la espuma, y se olvidaba a los dos días del enredo, ante la costumbre nacional de meter bajo la alfombra los trapos sucios del poder.

Tardé un tiempo en comprender esa lógica que perdonaba por amnesia a los grandes apellidos del país y se ensañaba con los delincuentes más insignificantes. Al principio pensaba que era un simple asunto de clases sociales, luego entendí que era un poquito más complejo: la sociedad “de los 100 primos” que controla el país nunca hace demasiado ruido sobre otros miembros de la “familia” porque cuando empieza la bulla le puede alcanzar a uno. Un complejo sistema de complicidades, lealtades pseudomafiosas y verdades calladas que convierten la información delicada en un bien que cotiza en bolsa y los clubes lujosos de la ciudad en “zonas de tolerancia” donde todo se consiente siempre que el negocio fluya.

Poco a poco, al permear en algunos de esos entornos, también entendí que los 100 primos saben todo de sus iguales: negocios sucios, trampas legales, infidelidades de cama, pequeñas perversiones… saber lo del otro hace que lo propio esté a buen recaudo. Estos secretos a voces, hasta hace poco, eran un sistema de autocontrol de la alta sociedad, pero quizá uno de los mayores “legados” de Martinelli fue romper las normas para tratar de ganar un poco más que lo tolerado en el club. El expresidente utilizó la información para presionar, para hacer vender negocios, para sacar tajada de cada pequeña vergüenza, de cada secreto no controlado en la alta sociedad.

Después… después han llegado los llamados papeles de Panamá: unas cuantas miles de verdades conocidas pero calladas que al afectar especialmente a empresas o personajes extranjeros permitían cierta campaña chovinista para tapar el sol con un dedo. Los bufetes de abogados que no estaban en la palestra pública se han quedado en silencio, dispuestos a proteger sus secretos y los de sus clientes mientras la mala suerte o un empleado resentido no abran la puerta del misterio. Pero…¿qué ocurrirá ahora que el escándalo Waked está reventado?, ¿a quién sorprende realmente lo de Waked?, ¿de dónde salía ese maná de dinero sin límites?, ¿cómo afectará la detención de uno de los miembros del clan al pacto de silencio en las élites del país?, ¿cuántos no estarán revisando papeles ahora que el ojo del Gran Hermano del norte está puesto en este pequeño lugar del mundo al que pueden desangrar?

Estados Unidos y sus agencias estatales gustan de encontrar lavadores de dinero, traficantes de sustancias ilegales y violadores de derechos humanos solo fuera de sus fronteras. Es verdad: la doble moral gringa en la aplicación de la ley y, en especial, de la severidad moral en cuanto al sucio mundo del capital es conocida y reconocida. Pero que ellos sean hipócritas no hace que la inmensa lavadora instalada en la capital de Panamá pueda ser confundida con un caballito mecánico. Lavadora es lavadora y palabras como robo, delito o ilegalidad son tan vigentes ante la doble moral como ante la justicia.

No es posible que una parte importante de la economía del país esté basada en el tráfico ilegal de billeticos, ni en la compra desproporcionada de apartamentos sobrevalorados, ni en la creación de escondites fiscales para adinerados internacionales… Panamá se merece algo más. De momento, merece una economía productiva decente, digna, que proporcione soberanía y trabajo de calidad a las mayorías. La especulación financiera y la inmensa lavadora no dejan recursos al Estado, no alimentan el maltrecho sistema de salud ni puede mejorar la educación o los servicios de atención social. Es la economía productiva la que paga impuestos y es con esos impuestos que un país avanza.

Se debería poner punto final a la era de los secretos a voces que son secretos, a la terca trama de silencios en los que se ha movido la élite de Panamá desde hace demasiadas décadas. El “ya lo sabía” no nos salva de las consecuencias de los hechos y esta escandalera judicial financiera lo que hace es evitar que se hable en el país de los asuntos que realmente afectan la vida de las panameñas y panameños: el desproporcionado costo de la canasta básica o de la vivienda, la falta de futuro para sus hijos, la dependencia de las ayudas políticas para la supervivencia, la falta de respeto a la diversidad étnica, los delitos de odio que dificultan el cotidiano respirar…

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código