EL MALCONTENTO

Semántica verbal: Paco Gómez Nadal

Gobernar se debería conjugar de forma combinada con otros verbos: escuchar, entender, incluir, ceder, negociar... Pero para eso hay que saber de semántica y, por tanto, conocer el significado de la responsabilidad histórica de estar al frente de un proyecto país durante un periodo de tiempo limitado.

Este Gobierno no sabe de verbos, ni de límites. No se cansa de mentir, manipular, torcer, dilatar, chantajear, presionar, ningunear... Reduce la semántica del Gobierno a un limitadísimo ejercicio onanístico de autocracia que produce vergüenza ajena y, cada día más, hasta la propia.

Después de matar a dos hombres y herir a cientos de otros y otras, el Gobierno no considera que haya suficiente sangre derramada que justifique cambiar su estrategia de la mentira. Al igual que en 2011, los negociadores del Ejecutivo siguen “jugando” a dilatar hasta el cansancio las negociaciones con los pueblos ngäbe y buglé, proponen comisión técnica tras comisión técnica que solo serán válidas si dan la razón a Martinelli & Cia. Así pasó en Bocas del Toro... ¿recuerdan? El Presidente designó a una “comisión independiente” para investigar la brutal represión de Changuinola y, cuando los resultados de la misma no le gustaron, la sepultó bajo tierra con informe incluido.

Pero parece que el Gobierno tiene el tiempo y los verbos a su favor, gracias a su control del 99% de las instituciones. La cacica Silvia Carrera y la Coordinadora en Defensa de los Recursos Naturales y los Derechos de los pueblos Ngäbe y Buglé están dando ejemplo de una semántica muy diferente. Han demostrado saber dialogar, practican la paciencia, tranquilizan a los que tienen los ánimos más caldeados, hacen propuestas, buscan soluciones... Sin embargo, el poder siempre juega a lo mismo y el desaparecido Martinelli y los suyos pretenden cargar a los ngäbe y buglé con la responsabilidad del desarrollo energético del país (desde los primeros colonizadores se ha querido endilgar a los indígenas una falsa posición antidesarrollo) y forzarlos a levantarse de la mesa de negociación.

Nada nuevo. Solo hay que recordar el principal éxito de la administración de Martín Torrijos, cuando trataba de hacer una reforma “imprescindible” de la Caja del Seguro Social que se ha revelado tan inútil como denunciaban los sindicatos. En aquel entonces, el llamado Frenadesso (con dos eses) había logrado un fuerte apoyo popular, cargado de razones y de dignidad... pero los negociadores del Gobierno, con ayuda de un asesor uruguayo de nefasto recuerdo, lograron que Frenadesso cayera en la trampa y se levantara de la mesa. La reforma salió adelante y los movimientos sociales perdieron fuerza de la noche a la mañana.

Algo parecido intenta ahora el Gobierno con declaraciones de mentira y con mensajes tramposos que son amplificados por los medios. Si los periodistas fuéramos fiscales de verbos no dejaríamos hablar a algunos representantes oficiales. Papadimitriu, por ejemplo, lloriqueaba hace unos días mostrando su incomprensión con “esos indígenas” que cada día “piden algo nuevo” cuando “el Gobierno lo ha dado todo”. Casi organizo una ONG en solidaridad con el rasputín griego (contradicción histórica incluida), pero se me vinieron a la cabeza las familias de los 13 ngäbes asesinados por policías bajo las órdenes de su gobierno y decidí mejor desnudar la semántica del ministro para verlo en su absoluto y patético ridículo.

Lo malo del estado de cosas actual es que los verbos se han trastocado y el poder usa la semántica de forma populista y falaz, poniendo en peligro la credibilidad de todo un sistema que tiene cooptado.

Ojalá los ngäbe tengan paciencia y firmeza, ojalá el pueblo panameño no pierda el aliento en esta lucha entre la razón y la perfidia. Será difícil. Ellos (el Presidente Twitter y su camarín) tienen todos los recursos y toda la carcomida estructura del Estado a su servicio. Tanto, y fíjense en el ejemplo, que un ministro ilegítimo, como el que dice impulsar el turismo, pero solo habla de otros asuntos, sospechoso de relacionarse con blanqueadores de plata y traficantes de ilícitos, puede acudir a una justicia de mentiras para denunciar a Mónica Palm, una periodista seria y honesta, porque se siente insultado... Este mundo está al revés y esta semántica no me cuadra.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código