FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Trataremos el tema desde las 2:00 p.m.

LIBERTAD DE CULTO Y EXPRESIÓN

Sentido para vivir: J. Enrique Cáceres-Arrieta

“Somos criaturas muy insignificantes en un pequeño planeta de una estrella promedio en medio de cientos de miles de millones de galaxias. Así que es increíble creer en un Dios que se interesara por nosotros o siquiera notara nuestra existencia”, Stephen Hawking.

¡Qué bajo concepto del humano y qué ignorancia acerca del amor de Dios por nosotros! Bertrand Russell aseguró: “A menos que se dé por hecho la existencia de Dios, la búsqueda del propósito de vivir no tiene sentido”. Cierto. Sin Dios la vida no tiene sentido trascendente.

Si el universo no fue creado, la vida surgió por casualidad, el Dios judeocristiano no existe, nuestra existencia no tiene sentido. Somos seres “insignificantes”. Resultado del azar y la casualidad, reza el credo naturalista. Eventualmente, moral y religión podrían ser funcionales. Pero no son, en realidad, imprescindibles. “Comamos y bebamos, porque mañana moriremos”. ¿Por qué hay personas extremadamente pesimistas? Por una niñez o adolescencia de abuso e/o impregnada del pensamiento infausto y desesperanzado de padres o tutores, o por abrazar creencias de gentes más pesimistas. No recomiendo al depresivo –propenso a autoflagelación y suicidio– lecturas pesimistas. Reforzarán ideas autodestructivas.

El genetista molecular Michael Denton afirma: “Toda la evidencia disponible en ciencias biológicas apoya una propuesta principal. El cosmos es un todo especialmente diseñado con formas de vida, y el humano es su razón y meta fundamental; un todo en el cual todas las facetas de la realidad tienen sentido y explicación en este hecho central”. El pastor Rick Warren escribe en Una vida con propósito: “Si no hubiera Dios, seríamos unos ´accidentes´, el resultado fortuito de una lotería astronómica en el universo. Dejarías de leer este libro porque la vida carecería de significado. No habría bien ni mal, ni esperanza más allá de tus pocos años en la Tierra”. “Pero hay un Dios que te creó por un motivo, ¡y tu vida tiene una profunda razón de ser! Hallamos sentido y propósito solo cuando tomamos a Dios como punto de partida en nuestras vidas”.

En Vida al morir: Experiencias cercanas a la muerte, la sicóloga Susan Blackmore sostiene: “El problema con la [teoría] evolución es, y siempre ha sido, que deja poco espacio para un gran propósito de la vida o para un alma individual. La idea de que Dios nos creó para un propósito especial es más aceptable [razonable y científica] que la idea de que llegamos aquí por los caprichos ´del azar y la necesidad [de ser]´. La gente luchará, e incluso morirá [sin ser fanáticos], por ideas que más le gustan [y dan solaz a su alma]”.

Peter John Kreeft, filósofo, pregunta: “¿Cómo es posible que más del 90% de seres humanos, que han vivido en muchas circunstancias más dolorosas que nosotros, puedan creer en Dios? La evidencia objetiva, con ver el balance de placeres y sufrimientos, parece no justificar la creencia en un Dios absolutamente bueno. No obstante, ha sido la creencia casi universal”. “¿Están todos locos? Uno puede creerlo si es exclusivista. Pero, quizá, como Tolstoy, tenemos que aprender de campesinos [y menesterosos]. En su autobiografía, lucha con el problema de la maldad. Vio que la vida tenía más sufrimiento que placeres y más maldad que bondad, y, por tanto, al parecer no tenía significado. Se sintió desesperado y tentado a suicidarse. Dijo que no sabía cómo podría soportarlo”. “Desde luego, después dijo: ´Espere. La mayoría de las personas lo hace. Lo soportan. La mayoría de las personas tiene una vida más difícil que la mía y, sin embargo, la encuentran maravillosa. ¿Cómo lo logran? No con explicaciones [seudocientíficas], sino con fe”.

Alguien –citando a Bertrand Russell– diría que “el hecho de que una opinión haya estado muy difundida no es prueba de que no sea totalmente absurda; y, por cierto, en vista de lo tonta que es la mayoría de la humanidad, una creencia extendida tiene más posibilidades de ser necia que de ser sensata”. Cierto. Las mayorías no todo el tiempo tienen razón. Ejemplo, la teoría de la evolución, a la cual podemos aplicar otra frase de Russell: “Aunque todos los expertos coincidan, pueden estar equivocados”. Muchos expertos en ciencias naturales coinciden y creen que Darwin tenía razón al plantear evolución mediante selección natural. ¡Error! La teoría es solo confirmada por microteorías o variaciones horizontales, no por una macroteoría o transformaciones verticales. Si quieres ser “científico”, empero, “debes” aceptar el credo naturalista, que postula, sin demostrarlo en laboratorio: “De la nada ha surgido todo de forma exclusivamente natural. La materia inerte produce vida. El azar origina precisión. El caos genera información. La inconsciencia crea conciencia. La irracionalidad da lugar a la razón”.

Algo no es verdad, porque alguien lo afirma. Pero tampoco se invalidan verdades habidas en lo citado. Los humanos nutrimos cosmovisión de enseñanza (gr. dogma) y creencias ajenas, robusteciendo lo que nos gusta y conviene. En Panamá hay libertad de culto y de expresión. Respetarnos y tolerarnos es clave para vivir en paz. Si no, caemos en fanatismo religioso o irreligioso. No hay uno mejor que otro. @earrieta

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código