LOGROS Y RETOS

Septiembre oceánico: Gabriel Despaigne

“Septiembre, mes de los océanos” nace en 1998, como una resolución de la Autoridad Nacional del Ambiente (hoy Ministerio de Ambiente) a solicitud de la Asociación Oceánica de Panamá y de la Asociación Verde de Panamá (Asvepa) debido a la preocupación por el deterioro de nuestros mares.

Durante 17 años consecutivos hemos mantenido estos artículos, para hacer un balance del estado actual y los avances en materia de ecología social-oceánica.

Este año cobra especial importancia nuestra conmemoración de septiembre, por la reciente encíclica Laudato si, del papa Francisco, sobre el cuidado de la casa común, un canto a la ecología social, a la biodiversidad y la armonía para el buen vivir.

Como en septiembre 1998, cuando la Anam declaró el Mes de los Océanos, hoy celebramos que el Ministerio de Ambiente declarara como nuevas áreas protegidas marinas el banco Volcán, en el Caribe, y cordillera Coiba, en el Pacífico.

Año tras años, clamamos por una política de protección y recuperación de los corales, que según los estudiosos “son al mar lo que los bosques son a la tierra…”, pues generan oxígeno y capturan CO2, además de ser la “casa de la biodiversidad”. Todavía estamos a la espera de que se declare su protección, pero esta vez enviaremos un anteproyecto de ley a la Asamblea Nacional para que eso sea una realidad.

Panamá declaró sus aguas territoriales como santuarios de las ballenas en el año 2005, luego de que en 2004 se alineara con los conservacionistas, y en 2003 iniciara la elaboración del mapa de avistamiento de ballenas (primero en el mundo).

De esta forma impulsamos el avistamiento de cetáceos entre las comunidades costero-marinas e insulares y participamos en todas las reuniones de la Comisión Ballenera Internacional (CBI).

Sin embargo, todavía la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) tiene asignaturas pendientes y debemos avanzar con mayor liderazgo.

Hay evasión en sanciones al barco Sun Laurel, abanderado en Panamá, pero dedicado al avituallamiento de las flotas cazadoras de ballenas, lo que contraviene las leyes y políticas internas y externas de la nación panameña.

Además, se paralizaron las reuniones del comité directivo del Santuario de Ballenas de Panamá y los avances de políticas sobre manejo, conservación, avistamiento y participación internacional. ¿Será que hay poco interés de la ARAP en la materia?

Por si fuera poco, persisten las amenazas contra los manglares y humedales costeros marinos que son la cuna de la biodiversidad. Los mares siguen siendo receptores de basura y contaminantes, sin que se logre el compromiso de los Gobiernos para establecer las “descargas de cero contaminantes y cero basuras”. De forma que sobre los océanos persiste el deterioro progresivo de la biodiversidad y el peligro a la salud. Por esto, en playas y demás sitios de contacto marino hay un alto riesgo de contraer enfermedades en la piel y otras partes del cuerpo humano.

El cambio climático y las emisiones contaminantes a la atmósfera incrementan las temperaturas, por los gases de efecto invernadero, esto genera severas consecuencias como la acidificación del medio ambiente, blanqueamiento, muerte masiva de los corales, el incremento del nivel de las aguas y, con ello, el riesgo de la desaparición de islas y costas.

En los puertos continúa la falta de legislación y políticas cero contaminantes, por lo que las aguas son altamente riesgosas para los operarios y buzos.

El acaparamiento de espacios costeros marinos e insulares, y su “internacionalización”, parecen ir a contrapelo de los intereses y los derechos de la población panameña. Los retiros y servidumbres no se cumplen, esto le niega el derecho que tiene la población a disfrutar de terapias para la expansión psico-social, el disfrute de las bellezas escénicas, etc. Este apartheid podría terminar en una rebelión social de magnitudes incalculables.

Las investigaciones marinas y la Universidad Marítima Internacional de Panamá siguen a la espera de mayores recursos para formar y realizar amplios estudios de nuestros recursos oceánicos.

Además, persiste una parsimoniosa política en cuanto a los reclamos de jurisdiccionalidad frente a los limbos jurídicos en el Caribe y en la isla Malpelo, de la cuenca del Pacífico.

Por todo esto, requerimos políticas de Estado que nos permitan garantizar la conservación de los recursos marítimos, darles un uso sostenible y disfrutar de estos de forma pacífica.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

BALANCE Herrera: al menos 976 personas han enfermado de gripe este año

El Minsa señaló que la cifra de personas que fallecieron a causa del virus de influenza A(H1N1) subió a 35 en las últimas semanas. 
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Ciudad de gente Trabajar la ciudad: entrevista con un taxista

Hildegardo Morales.
Ana Rentería

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

21 Jul 2019

Primer premio

0 7 6 8

ACCB

Serie: 10 Folio: 13

2o premio

6752

3er premio

8565

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código