IRRESPETO A LAS NORMAS

Sobresaltos: Max Alberto Ballesteros Villalaz

Quienes pensaban que ya lo habían visto todo se equivocaron, Panamá es un país donde la realidad supera la ficción y así lo demuestran los últimos acontecimientos que van más allá de lo absurdo, para caer en lo indignante.

Ver y escuchar a algunas autoridades de altísimo perfil referirse a temas de su competencia, a veces a temas ajenos, con el menor sentimiento de respeto a la Ley, a la institucionalidad y con tamaña desfachatez, como si el resto de los panameños fuéramos ignorantes o poco importas, de verdad que causa malestar y exige de nosotros un cambio de actitud al momento de elegir a cierta gente para ocupar cargos públicos.

La privacidad de las comunicaciones telefónicas entre particulares se ha convertido en un cuento de ficción, aquí no solo intervienen conversaciones telefónicas, sino que las graban y las publican en noticieros de televisión o las suben a un portal de internet, y, para rematar, una altísima autoridad del Órgano Legislativo confiesa en un noticiero estelar que él tiene las grabaciones y que fueron hechas por el Consejo de Seguridad; mientras tanto el procurador general y el Órgano Judicial brillan por su ausencia.

El incuestionable prestigio que el Tribunal Electoral se ha ganado a puro pulmón, desde el período postinvasión hasta la fecha, queda en entredicho cuando sus magistrados advierten de un supuesto peligro inminente de fraude en las elecciones del año 2014. Si ellos son los llamados a garantizar la transparencia del sufragio, ¿cómo es posible que alarmen a la comunidad con un anuncio de semejante envergadura? Hasta donde entiendo, los votos los cuenta el Tribunal Electoral y no otro Órgano del Estado; ¿será, entonces, que ellos están avisando que serán cómplices de alguna irregularidad?

Siguiendo con los temas electoreros, el Presidente de la República se comprometió, públicamente a través de documento notariado, a que no aspirará a reelegirse en el año 2014; esto nos debe llamar a una profunda reflexión a todos los panameños, en lo personal no entiendo por qué el Presidente se compromete a no hacer algo que, taxativamente, tiene prohibido por mandato constitucional. Esa manifestación pública notariada es innecesaria, toda vez que una reelección presidencial inmediata en nuestro país no depende solo de la voluntad y la aspiración del sujeto, sino que está condicionada a las restricciones que en materia legal ya están contempladas.

Si el objetivo era dar una respuesta política a un aparente ataque político, lo recomendable era que el Presidente o sus voceros oficiales u oficiosos recordaran que esa figura no está contemplada en nuestro ordenamiento y que insistir en ello sería dar un golpe devastador al sistema democrático.

Por suerte, tenemos largos días de asueto, y de seguro que nuestra fauna política aprovechará para irse en retirada a festejar, lo que nos librará por un tiempo de tantos sobresaltos, cada uno más inquietante que el otro, lo malo es imaginarse con qué nos saldrán de regreso.

¡Amanecerá y veremos!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código