CANAL

¿Solo fue un sueño?: Dicky Reynolds O´Riley

Aquel día, inimaginable, Jimmy Carter tomó el bolígrafo y, sin pensarlo dos veces, rubricó los tratados Torrijos-Carter, que a la postre serían su lápida política, por haber honrado su palabra. Omar Torrijos lo miraba, mientras fumaba su puro. En la comisura de sus labios se dibujaba una sonrisa de humilde satisfacción y, con un silvestre aire de caudillo despistado, pensaba, quizás: “Me gané una guerra sin soltar una bala”.

Hubo que esperar un periodo de transición de 23 años –que más bien parecían siglos– para la implementación del acuerdo. Pero ese día llegó. El 31 de diciembre de 1999, “alcanzamos por fin la victoria”. La frase cobró vigencia y dejó de ser solo un enunciado romántico en el Himno Nacional. Desde ese momento, los panameños nos pondríamos los pantalones largos para acometer la tarea de administrar el Canal, zanja por la que dieron su vida varios conciudadanos en gestas de soberanía.

Los estadounidenses pensaban que no estábamos capacitados para dicho objetivo. Siempre albergaron la idea de que los llamaríamos de vuelta, en parte, por ese complejo de inferioridad que padecemos, alimentado por nuestros males estereotipados como el “juega vivo” y otras lacras. En los primeros años, el Canal mantuvo el perfil de empresa modelo, con altos estándares de productividad y rentabilidad. Luego, se imprimió un carácter social a sus ganancias, para involucrar a la sociedad en su resguardo y protección. El problema estriba en ese detalle, el flujo de mucho capital. Había que pensar en su ampliación para hacerlo más rentable y, por ende, ganar más dinero para nuestras arcas. La inversión nunca se vendió como alta, considerando los plazos de recuperación. La propuesta se sometió a un proceso democrático, llamado referéndum, y casi todo el país dio su aval. Se mostraron las maquetas, las maquinarias y toda la logística para emprender el primer reto de los panameños.

Era un empresa confiable, con personal del patio y de acicalada honradez, que cualquier administrador de la cosa pública quisiera tener para caminar con la cara en alto.

El fallo se originó cuando un consorcio presentó una propuesta por debajo de la realidad. Como este tema es álgido y se presta para navegar en el mar de la especulación, se cree que hubo algo debajo de la mesa para la adjudicación. Ahora el consorcio ganador carece de capacidad económica para culminar los trabajos, tras haberse llenado los ojos con el gran pastel.

Este tema hay que mirarlo con lupa y no caer en el chauvinismo a ultranza de las luchas para recuperar el Canal. Ellas fueron necesarias en esos tiempos, pero no pueden ser argumentos en la actualidad. En otras palabras, estamos ante una realidad histórica distinta y son otros los actores, de forma que habrá que reescribir este guión. No se debe utilizar el tema para obviar la atención de problemas nacionales como la salud, el nepotismo y la corrupción, con el ardid de que el Canal debe tener prioridad sobre aquellos.

Quienes nos involucraron en esta estafa o descalabro económico serían felices si cerráramos filas en defensa de la soberanía nacional, obviando investigar si hubo o no corrupción en la concesión de esta obra.

Estamos ante una encrucijada dialéctica para la interpretación de los contratos, con el resultado inmediato de la suspensión de la obra, hasta que se logren poner todos los puntos sobre las íes. El Canal, aunque lo pareciera, no es inmune al delito del siglo, pues es administrado por personas, con virtudes y defectos. Y, al fin y al cabo, “poderoso caballero es don dinero”.

Será que la devolución del Canal le dio vigencia a la sentencia que reza: “Era muy bueno para ser verdad” o, peor aun, “Solo fue un sueño”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código