TENDENCIA A LA MENTIRA

Stephenson y Powers: el desagravio: Ricardo Bermúdez

La mentira, por más que corra, es alcanzada por la verdad. Unas declaraciones del presidente Martinelli, en octubre pasado, confirman una constante: su predisposición a mentir. Reveló que cuando inscribía mil adherentes, decía que eran 8 mil. Confesó que mintió.

Por escandalosa, esta revelación provocó críticas y reproches. Sus adláteres, cual morones sin fronteras, corrieron a tratar de traducirnos lo que quiso expresar; él argumentó, otra vez, que fue malinterpretado. Para ellos el testimonio fílmico de su mentira, en vivo y en directo, no existe.

En su hartazgo de poder viven un mundo irreal; niegan que ocurriera lo que todos vimos y escuchamos.

La percepción predominante es que también mintió cuando dijo que eliminaría el Fondo de Inversión Social; no compraría el avión; no intervendría en otros órganos del Estado; no quería sacar a la procuradora; no nombraría a magistrados según sus preferencias; no tenía relación con Ramón Martinelli; no tenía relación con, ni recibió dinero de Murcia; no quiere la reelección; no está detrás del escandaloso transfugismo que fomenta con amenazas y compra de conciencias con fondos públicos, etc.

¿Qué tiene que ver esto con el título del artículo? Cuando los cables de Wikileaks revelaron los informes secretos o confidenciales de la embajada norteamericana, respecto al estilo autocrático y autoritario de Martinelli y su solicitud ilegal de espionajes telefónicos, tanto él como sus ministros dijeron que la diplomática mentía porque no gustaba de él.

La acusaron de injerencista, irrespetuosa, rabiosa e impetuosa y que actuó de mala fe. Recurrieron al insulto y a la burla para tratar de descalificarla y encubrir lo que queda demostrado: que ella decía la verdad y que Martinelli y su séquito mentían. Por eso lo del desagravio.

La embajadora Phyllis Powers ha sido testigo del maltrato a su antecesora y ha tenido que lidiar con ello y con lo que revelan los cables sobre Martinelli y su ejercicio abusivo del poder, asuntos que ha manejado con especial discreción.

Hoy, tenemos la evidencia fílmica de su mentira; antes, la evidencia del mensaje enviado desde su Blackberry en el que pidió el espionaje, más lo dicho en la reunión con la embajadora Barbara Stephenson, Papadimitriu, Varela, el jefe de la DEA y David Gilmore (DCM). Pese a estas pruebas y testigos, insiste que nunca pidió los pinchazos, que la embajadora estaba confundida y mentía.

Nunca entendieron que los cables eran confidenciales, que no debieron hacerse públicos y que no los reveló la embajadora. Ella cumplía con informar a sus superiores y otras agencias sus observaciones de la realidad. El indiscreto fue Assange que al divulgarlos puso en situación embarazosa a la embajadora y su gobierno y en peligro la vida de agentes en misiones especiales.

Por eso, aunque la embajadora Powers se refiere a los cables como “documentos ilegales” y se negó a comentarlos, lo cierto es que éstos sí brindan información verídica del perfil autocrático de Martinelli, su tendencia a abusar del poder mediante el control de los órganos del Estado y su propensión al “acoso y el chantaje”, todo confirmado por la realidad. La embajadora no mintió, Martinrelli, sí.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código