PÉRDIDAS

Tácticas dilatorias aduaneras: Diógenes A. Robolt Córdoba

Las relaciones jurídicas entre la Autoridad Nacional de Aduanas (ANA) y personas naturales o jurídicas, o los intermediarios de la gestión pública aduanera, desde hace años se ve afectada por las tácticas dilatorias en actuaciones jurisdiccionales-administrativa por parte de algunos servidores públicos. En muchos casos, ellos ignoran de forma intencional o por desconocimiento los principios de economía, celeridad, eficiencia, imparcialidad, publicidad y contradicción en el proceso, dando cabida a técnicas dilatorias que deslucen una de sus principales misiones: “fomentar el desarrollo sostenible del país”.

Estas normas son ignoradas ya sea por los funcionarios que desconocen el régimen jurídico aduanero, por los autoritarios, los soberbios, los que dicen “sí” a todo para estar bien con el jefe, los que no gozan de independencia en decisiones en asuntos de su competencia, los extremadamente técnicos que saben cuántos efectos negativos puede producir el retardo en la entrega de las mercancías o el inicio de una investigación, y por los coimeros que hasta para resolver una solicitud esperan el soborno, sin discreción alguna.

Estos comportamientos matan las esperanzas de toda persona que se considere agraviada por las resoluciones o actuaciones de la ANA, de recibir una justicia imparcial, expedita e ininterrumpida (como lo establece nuestra Carta Magna) y de que se cumplan las normas antes mencionadas, que figuran en el Decreto Ley 1 de 2008. Así como, el “principio de legalidad para contrarrestar la arbitrariedad”, que establece el deber de obedecer todas las reglas, por lo menos, para iniciar entre las partes un buen paso hacia el derecho procesal aduanero. Esto es importante para lograr la imparcialidad, porque la ANA aprehende, comisa, investiga, instruye y juzga. Fenómeno que la convierte en juez y parte.

Aduanas debe combatir las tácticas dilatorias en sus diferentes departamentos, mediante manuales que incluyan los términos de cumplimiento. Y, en caso de que no se cumplan, debe haber una justificación. Hay que acabar con la lentitud burocrática y los errores administrativos comunes que promueven los actos de corrupción. La adecuada celeridad en los procesos y procedimientos es una vacuna contra el cohecho.

Considero importante la capacitación continua de los servidores públicos en materia de leyes aduaneras, Constitución, tratados y aquellas normas supletorias. No dejan de ser importantes los seminarios que imparten diferentes empresas de la cadena logística del comercio internacional, la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón, la Cámara de Comercio, la Apede y la Unión de Corredores de Aduana de Panamá, que ayuden a comprender el daño económico que ocasiona “la lentitud burocrática”. La concienciación de los oficiales de aduanas en estos aspectos les permitirá ver la otra cara de la moneda, en función de facilitadores del comercio sin descuidar el rol de fiscalizador. Confiamos en que la nueva Administración implementará estrategias preventivas para combatir las tácticas dilatorias aduaneras.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código